La industria de los videojuegos no para de crecer y cada vez son más los que se suman a esta tendencia en todo el mundo. Tan solo en Argentina, casi un 50% de la población destina tiempo a esa actividad, según la Asociación de Deportes Electrónicos y Electromecánicos Argentina. El 29 de agosto se celebra a nivel el Día del Gamer, una pasión que abarca públicos de diferentes generaciones, moviliza a las marcas y genera un mercado en expansión, que alcanzó ingresos de $ 179.700 millones a nivel global en 2020, 20% más que en 2019.

Según un estudio a nivel global realizado por NewZoo, la consultora especializada en reportes sobre el mundo de los videojuegos, durante el 2020 se registraron 400 millones de jugadores mensuales y se estima que en el 2023 existirán más de 3.000 millones, es decir, el triple de usuarios que en la actualidad. Asimismo, solo en Latinoamérica hay 260 millones de gamers y unos 19 millones de ellos se encuentran en Argentina. A su vez, de acuerdo con un estudio realizado por Mediacom, el 49,7 % de esa cifra está compuesta por mujeres. Tal es el potencial del sector que hasta Netflix anunció que va a incursionar en el rubro.

En nuestro país, es una de las actividades incluidas en el régimen de beneficios de la economía del conocimiento. Se exporta el 77% de los productos y servicios que produce esta industria, según estudios difundidos por la Asociación de Desarrolladores de Videojuegos Argentinos (ADVA).

La industria fue una de las ganadoras de la pandemia. El año pasado Xbox, una de las empresas más conocidas, registró que los miembros de Xbox Game Pass duplicaron su actividad e incrementaron en un 130% su participación en sesiones de juego del tipo "multijugador". Según un sondeo de la marca, el 71,7 % de los encuestados afirmó que los videojuegos fueron de gran ayuda para aminorar el sentimiento de aislamiento y soledad durante la pandemia y que adoptaron esta actividad como parte de su rutina diaria. Detallaron que los tres preferidos son: Call of Duty: Warzone, Minecraft y Fortnite.

Jugar videojuegos hoy puede ser un trabajo, un medio de socialización, de comunicación y un deporte. Richard Tyler Ninja Blevins, uno de los jugadores de videojuegos más conocidos del mundo, llegó a facturar 500 mil dólares al mes, según la CNBC. Mientras, otros como el 'gamer' profesional NOtail acumula casi 7 millones de dólares en premios. Según un reporte de The Wall Street Journal, un streamer con entre 15 mil y 25 mil espectadores puede generar unos 30 mil dólares por hora de retransmisión, sobre todo si se trata de novedades o fenómenos como Fortnite. "Cada cadena de ese gran emporio que es la industria tiene sus propias particularidades y es un negocio en sí. Los propios gamers no paran de tener nuevas oportunidades", asegura Angélica Dávila, Gerente de Mercadeo de Acer para Latinoamérica.

Por países, los gamers profesionales que más dinero han obtenido han sido los estadounidenses: 16.252 jugadores y 139,8 millones de dólares en premios. Segundos aparecen los chinos: 4.391 jugadores y 108,5 millones y los gamers de Corea del Sur, que son 3.863 y han ganado 89,9 millones.

Para el equipo de Acer, una de las claves para ser profesional es el equilibrio, con actividades fuera de la pantalla. "Un enfoque holístico con respecto a la práctica, que incluya la debida nutrición, ejercicio y una vida social activa, mejora la concentración mental y previene el agotamiento", destacan.

Un estudio de NewZoo, que analiza la motivación en las diferentes generaciones, revela que la mayoría juega por diversión, como una manera de liberar el estrés. Los más jóvenes tienen además otros incentivos: recurren a los juegos por la competencia, la socialización y sentirse realizados, son más propensos a elegir el modo multijugador.

Tipos de gamers

La segmentación que definieron los especialistas de NewZoo:

  • El jugador máximo (13%): adora gastar todo su dinero y tiempo libre en los juegos.
  • El entusiasta general (9%): vive una vida gamer equilibrada en sus hábitos de juego, visualización y compra
  • El jugador de la nube (19%): juega títulos freemium y free-to-play (es decir, gratuitos) y sólo gasta dinero en hardware cuando es necesario. 
  • El jugador convencional (4%): tiene una gran variedad de hardware para juegos y prefiere pasar su tiempo jugando antes que ver jugar a otras personas.
  •  El entusiasta del hardware (9%): se mantiene al día con las últimas tendencias de hardware y probablemente tenga un equipo de alto rendimiento.
  • El jugador pochoclero (13%): no juega mucho, pero le gusta ver jugar a otros
  •  El jugador de «asiento trasero»  (6%): solía jugar mucho en el pasado, pero hoy se divierte viendo esports y a otras personas jugar.
  •  El «llenador de tiempo» (27%): juega juegos para pasar el rato, cuando tiene tiempo.