La Ciudad de Buenos Aires concentra más del 70% de los casos de coronavirus en el país y los barrios populares son los más afectados. La curva de contagios no retrocede y si continúa en ese rumbo, las autoridades del Gobierno porteño ya piensan en volver a la anterior fase de la cuarentena.

El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, admitió que "si la curva se acelera" la administración evaluará "medidas más restrictivas, que es lo que han hecho otros países”.

“Si las personas no son capaces de cumplir las normativas o si la curva tiene una suba acelerada. La semana que viene tomaremos la decisión si sostenemos las medidas que hemos tomado, si podemos ampliarlas, o desandamos las medidas que hemos tomado”, dijo el funcionario en conferencia de prensa.

A su vez, indicó que el pico de contagios se espera para "fines de mayo, principios de junio".

Con la confirmación de 81 nuevos casos en las últimas 24 horas, los diagnósticos ascendieron a 972 en barrios vulnerables de la Ciudad, con 9 fallecidos.

"Los barrios vulnerables tienen 972 casos positivos, 118 personas fueron dadas de alta, 9 fallecieron y la tasa de letalidad allí es de 0,92%", precisó Quirós. Señaló además que, en el Barrio 31, de Retiro, fueron testeadas 377 personas y se encontraron 192 casos positivos, aunque aclaró que en su mayoría se trata de casos con características leves.

En tanto, en el barrio 1-11-14 de Flores fueron testeada,s 175 personas y se confirmaron 35 casos positivos.

Ambos concentran la mayoría de los diagnósticos de Covid-19 de los barrios vulnerables porteños, por lo que se comenzó a aplicar allí el programa Detectar (Dispositivo Estratégico de Testeo para Coronavirus en Terreno de Argentina), que procura testear a personas con sintomatología de Covid-19 para darles atención temprana y aislarlas de ser necesario, y que se completa con la búsqueda de los contactos estrechos de los enfermos.

El próximo lunes, la Ciudad comenzará con el plan Detectar en el barrio 21-24 de Barracas y en el lindero Zavaleta.