La NASA celebró un hito más en la misión del telescopio espacial James Webb. Tras su lanzamiento el 25 de diciembre, el telescopio logró ya desplegar de forma completa los 18 segmentos exagonales de su espejo de berilio y oro, otra etapa crucial que ahora habrá que completar con su proceso de estabilización de la imagen, para se transformen en un solo gran espejo.

El telescopio ya está cerca de finalizar su viaje hacia el punto Lagrange L2, donde comenzará a orbitar el Sol a unos 1 millón y medio de kilómetros de la Tierra, para lo que el lunes deberá ejecutar una última propulsión que le permitirá entrar en órbita.

Después de los despliegues de su parasol del tamaño de una cancha de tenis y lograr la primera parte de la alineación de su gran espejo, el más grande jamás lanzado al espacio, la confianza es total y la NASA anunció que el lunes los científicos e ingenieros que operan el Telescopio Espacial responderán preguntas sobre los últimos hitos de la misión en una transmisión de NASA Science Live, seguida de una teleconferencia con los medios.

El espejo principal de James Web

Los ingenieros terminaron de mover de forma remota los segmentos del espejo de Webb fuera de sus posiciones de lanzamiento para comenzar el proceso de meses de duración de alinear la óptica del telescopio.

La agencia explicó cómo estos segmentos primarios se han "movido" 12,5 milímetros de la estructura, lo que ahora permitirá alinearlos y ajustarlos para que su capacidad de captar rayos infrarrojos sea perfecta.

Cada uno de esos segmentos está controlado por siete accionadores que permiten que el equipo de control en la Tierra pueda gestionar su orientación de forma precisa.

El sistema de accionadores ha sido eficaz incluso teniendo en cuenta que el esqueleto de cada espejo está fabricado con berilio, un material seis veces más fuerte que el acero, y recubiertos con una finísima capa de oro.

Quema de combustible

Según confirmó la NASA, los equipos de tierra planean disparar los propulsores de Webb a las 14 del lunes 24 de enero para insertar el telescopio espacial en órbita alrededor del Sol en el segundo punto de Lagrange, o L2, su destino previsto.

Esta quema de corrección a mitad de curso se planificó durante mucho tiempo para aproximadamente 29 días después del lanzamiento. La cantidad de combustible que use es crucial porque determinará la cantidad de tiempo que el telescopio podrá estar en órbita, ya que, si bien girará de forma natural en un punto donde las fuerzas de gravedad del Sol y la Tierra se compensannecesitará hacer correcciones para no salir despedido de L2.

Esta semana, el equipo de operaciones de la misión seleccionó la fecha y la hora previstas para la quema.

Telescopio Espacial James Webb

El James Webb, una asociación internacional con la ESA (Agencia Espacial Europea) y la Agencia Espacial Canadiense, se lanzó el día de Navidad desde el puerto espacial europeo en Kourou, Guayana Francesa.

El 8 de enero, Webb terminó de desplegarse en el espacio después de haber sido guardado dentro de la nariz cónica de un cohete Ariane 5 para su lanzamiento.

El observatorio ahora se está preparando para las operaciones científicas, un proceso controlado por humanos llamado puesta en marcha que brinda al equipo la flexibilidad de hacer una pausa y ajustar según sea necesario.

Dónde está el Webb

La NASA proporciona actualizaciones periódicas sobre los hitos de puesta en servicio en el blog del telescopio Webb y el público, además, puede seguir el progreso de Webb en línea a través de "¿Dónde está Webb?", un rastreador interactivo.

Qué verá el telescopio

Webb explorará cada fase de la historia cósmica, desde dentro del sistema solar hasta las galaxias observables más distantes en el universo primitivo, y todo lo demás. Webb revelará descubrimientos nuevos e inesperados y ayudará a la humanidad a comprender los orígenes del universo y nuestro lugar en él.