La compañía aeroespacial privada del millonario Elon Musk, Starlink, que brinda el servicio de internet de banda ancha de órbita baja de SpaceX, ya puso en marcha 895 satélites de órbita baja. La inversión total llegará a costarle 10.000 millones de dólares, con una ganancia anual de 30 mil millones de dólares. 

Internet SpaceX

Para poder ofrecer una banda ancha a nivel mundial, es necesario que la compañía lance varios miles de satélites más. Por su parte, Elon Musk comentó que tiene planeado lanzar 30 mil satélites y aspira a ofrecer velocidades ultrarápidas de internet hasta 1 gbit/s, con latencias entre 25 ms y 35 ms.

La compañía de tecnología Miccrosoft, creada por Bill Gates, también es parte del negocio. Según comentaron, el vertical de computación de la nube Azure conectará los satélites al almacenamiento en la nube. 

Elon Musk y Bill Gates

Como parte del proceso de ampliación para el servicio de internet, en dicimebre del 2002, Starlink consiguió la licencia para operar en Argentina. El Ente Nacional de Comunicaciones ( Enacom) autorizó la implementación del servicio por medio de la resolución 1291/2020.

En un principio Starlink deberá coordinar con Arsat, la empresa de telecomunicaciones del estado argentino, para resolver la frecuencia y el enlace de los satélites con las redes que hoy en día se encuentran en Argentina. 

Argentina Arsat 

El Arsat podría brindar asistencia técnica a la empresa para poner en órbita satélites de órbita baja. En el caso que se concretase la llega del servicio de internet de Elon Musk a Argentina, el servicio no llegaría a todo el país, sino que llegará hasta Bahía Blanca.

El poryecto que lanzó SpaceX fue registrado con el nombre de "Tibro Netherlands B.V." (Tibro es Orbit al revés, casualidad). Por su parte, el Enacom autorizó a la compañía de Musk como proveedora de internet satelital en Argentina. 

La licencia está supeditada a cumplir con diferentes condiciones del ente. Starlink tiene que cumplir con una serie de obligaciones: debe utilizar correctamente las bandas de frecuencia atribuidas tanto en el ámbito nacional o internacional, coordinar con los operadores locales y extranjeros, así como conseguir la autorización para el uso del espectro y brindar información fidedigna sobre sus satélites, entre otros requisitos.