La empresa estadounidense Tesla y su CEO, Elon Musk  han tenido una semana compleja tras el anuncio del retraso de la producción de dos de sus vehículos más esperados, el Tesla Semi y la camioneta eléctrica Cybertruck. La fabricación de ambos automóviles se pospuso para el año 2022 por la escasez de suministros fundamentales como las celdas de baterías, que no se encuentran disponibles en el mercado. 

A pesar de esta situación, la compañía y su dueño suman un nuevo éxito al dar a conocer al presentar el Informe de Impacto 2020. En el documento, Tesla asegura que ha conseguido que las baterías usadas en sus vehículos puedan ser recicladas en un 92%. 

La posibilidad de reciclar las baterías nace de una nueva tecnología que permite reutilizar todos los materiales de las baterías de sus coches eléctricos. Una bateria nueva necesitan un total de 1000 kWh para ser desarrolladas. Las fábricas de Tesla en Berlín y en Texas informaron que usando este sistema en su proceso de producción,  lograron extraer un total de 921 kWh en metales de baterías

El detalle del proceso de reciclaje 

En su informe medioambiental, Tesla específico que este sistema de reciclaje permitio extraer 1300 toneladas de níquel, 400 toneladas de cobre y 80 toneladas de cobalto desde que se empezó a implementar a inicios del 2020.

"Como fabricante de nuestro programa interno de células, estamos mejor posicionados para reciclar nuestros productos de manera eficiente para maximizar la recuperación de materiales claves en las baterías", dice el comunicado.

Tesla espera poder ser la empresa de automóviles con el menor índice de contaminación

A su vez, especifican que “nuestro objetivo es desarrollar un proceso de reciclaje seguro con altas tasas de recuperación, bajos costes y bajo impacto ambiental. Desde el punto de vista económico, esperamos reconocer un ahorro significativo a largo plazo, ya que los costes asociados a la recuperación y el reciclaje de materiales de las baterías a gran escala serán muy inferiores a la compra de materias primas adicionales para la fabricación de células."

Esta información representa un logro importante dentro de la industria de automotores, específicamente para Tesla, considerando que los detractores de la empresa argumentan que sus baterías de células eléctricas producen una de las huellas contaminantes más fuertes en el mundo.

Ventaja competitiva de Tesla

Los autos electrónicos desarrollados por la empresa de Musk no producen ningún efecto contaminante, pero anteriormente el proceso de reciclaje era complejo, considerando que los mecanismos para llevarlo acabos eran altamente contaminantes. 

Ahora, con el nuevo sistema de Tesla, se reducen los costos para la extracción de los materiales y el impacto en el medio ambiente es significativamente menor, permitiendo a su vez, reducir los costos en las nuevas producciones de vehículos. 

La empresa reafirmó que este tipo de sistema tiene el propósito de reducir el impacto ambiental que a su vez traerá beneficios a los consumidores porque permitirá la reducción del precio de los futuros coches eléctricos.