Un equipo de emergencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) realizará una evaluación rápida de los daños causados por el incendio en la catedral parisina de Notre Dame tan pronto como sea posible, anunció aye la directora general del organismo internacional.

" Notre Dame representa un patrimonio universal excepcional: histórico, arquitectónico, espiritual, un monumento también del patrimonio literario y un lugar único en el imaginario colectivo. Es patrimonio de los franceses, pero también de la humanidad en su conjunto", dijo Audrey Azoulay.

La catedral forma parte del sitio París, orillas del Sena, inscripto en la Lista del Patrimonio Mundial desde 1991, que incluye las Islas de la Cité y Saint Louis, así como puentes, muelles y orillas del Sena.

La directora del Centro del Patrimonio Mundial del organismo señaló que "los expertos analizarán los daños y evaluarán lo que se puede preservar, además de estudiar las posibles medidas a corto y mediano plazo". Esta labor se llevará a cabo de manera conjunta con las autoridades francesas y de la iglesia.