Los focos de incendio en las islas entrerrianas frente a la ciudad de Rosario se multiplicaron por diez durante el fin de semana y provocaron un desastre ambiental. Los vecinos de toda la franja costera del Paraná soportan un humo irrespirable y obligaron a los estados municipales, provincial y nacional a un operativo millonario, que incluye gastos operativos para aviones y helicópteros, combustibles y alimentos, y el alojamiento del los brigadistas que llegaron a combatir el fuego. 

El ministro de Medioambiente de Nación, Juan Cabandié, declaró el sábado la "emergencia ambiental y zona crítica de protección a la zona del delta entre las provincias de Santa Fe y Entre Ríos", al tiempo que "prohibió por 180 días la quema de pastizales en ese amplio sector". Este lunes, tras sobrevolar las islas en la zona del desastre remarcó que harán “que los responsables paguen el costo del operativo”.

A pesar de la prohibición de las quemas de pastizales que realizan los dueños de los campos con ganadería de las zonas aledañas a la ciudad entrerriana de Victoria, el fin de semana algunos productores agropecuarios volvieron a encender fuego -como lo hicieron durante toda la semana- y Rosario pagó las consecuencias.

"Los rosarinos y rosarinas no queremos amanecer con la ciudad llena de humo. Por eso seguimos monitoreando los focos y trabajando en el tema. El humo es perjudicial para nuestra salud y genera un daño ambiental irreparable", tuiteó Gustavo Zignago, el secretario de Gobierno de la Municipalidad de Rosario.

El jueves pasado se reunieron en Rosario la secretaria de Ambiente y Cambio Climático de la Nación, Erika Gonnet, con el intendente rosarino Pablo Javkin y representantes de los gobiernos provinciales de Santa Fe y Entre Ríos con el objetivo de avanzar en la identificación de los ganaderos que quemas pastizales en Victoria y sancionarlos.

Hoy, Cabandié afirmó que los productores y arrendatarios “provocan” con estas quemas: “Nosotros declaramos el viernes la emergencia ambiental y cuando terminó la reunión continuaron las quemas con más intensidad; fue una provocación”.

Luego advirtió que “debemos conocer exhaustivamente quiénes son los responsables de este flagelo, más allá de los siete que ya se han conocido en los medios”.

Según publicó Rosario 3, Cabandié afirmó que conoce la voluntad del gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, para prohibir las quemas como ya hizo Santa Fe, aunque, consultado por los tiempos para abordar la problemática, contestó: “Esas son preguntas que no puedo responder”.

El fuego es combatido por una brigada forestal de la Policía Federal que fue enviada el domingo en un helicóptero de Prefectura Naval Argentina, un avión hidrante y otro de vigía.

Estos recursos se sumaron a los medios locales y provinciales que se trabajan para controlar los cinco focos activos en la zona frente a las ciudades santafesinas de Rosario, Alvear y Villa Constitución.