Investigadores japoneses inventaron una pantalla LED ultrafina y elástica que puede adherirse a la piel y mostrar gráficos simples en movimiento, y esperan tener listo un prototipo para comercializarlo en los próximos tres años.

Esta pantalla está pensada especialmente para facilitar el acceso a la información de ancianos y discapacitados u otras personas “que suelen tener dificultades para utilizar y obtener datos de los dispositivos existentes”, así como para los enfermeros y personas que cuidan de pacientes en su hogar y monitorizan su estado.

Se trata de una lámina de un milímetro de espesor, hecha de goma, que “mejorará la calidad de vida” de las personas dado que, por ejemplo, recordará a un enfermo que tome su medicación, afirmó hoy el inventor de este dispositivo, Takao Someya.

Al adherirse a la piel, “es como una parte más del cuerpo que transmite no sólo información sino los sentimientos de la gente”, afirmó el profesor de la Universidad de Tokio en declaraciones difundidas.

El uso de esta pantalla podría expandirse a otros ámbitos, como los de la construcción y mantenimiento, y permitir a operarios consultar manuales durante los trabajos, o para que los deportistas puedan controlar sus síntomas vitales durante el ejercicio.

El próximo paso en el que trabajan los investigadores es miniaturizar la caja rígida que contiene las baterías, memorias y circuitos de manejo, algo que esperan para tener listo un prototipo y comercializarlo a nivel mundial en los próximos tres años.

El equipo, fabricado con alcohol polivinílico (PVA) y una capa de oro (materiales biocompatibles), supone un invento prometedor para el desarrollo de instrumental no invasivo para la piel ya que también permitiría eliminar el uso de electrodos.