Por primera vez la 44º Feria Internacional del Libro de Buenos Aires montó un espacio de diversidad sexual que reúne la producción editorial reciente y despliega una programación que hace foco en la disidencia, el cual pretende funcionar como caja de resonancia de la producción cultural y activismo político de las distintas formas de vida. Esta iniciativa pionera tiene como objetivo mostrar al gran público lo que está ocurriendo en el terreno cultural y político de la disidencia sexual. De ahí que su nombre, "Orgullo y prejuicio" -en alusión a la novela de Jane Austen-, celebre el orgullo como gesto de liberación y denuncie al prejuicio como valoración infundada basada en estereotipos.

Con la bandera arcoirís del movimiento LGBTI, el stand ideado por la Fundación El Libro y a cargo de Mariano López Seoane (doctor en Literaturas Latinoamericanas por la New York University) congrega en un mismo lugar una librería, un pequeño auditorio abierto y exhibe una muestra fotográfica de Sebastián Freire, en el Pabellón Ocre, rodeado de stands de provincias, academias y asociaciones.

En el mapa de la feria el "Orgullo y prejuicio" está ubicado en un punto de paso desde la entrada de avenida Santa Fe, muy en sintonía con lo que apunta a generar la propuesta. En palabras de Seoane, "el objetivo fue dar visibilidad a lo que ya viene pasando dentro de nuestras comunidades para que una persona que nunca entró en contacto con estas discusiones, concepto y perspectivas pueda entrar en diálogo".

Por eso, "en esta primera edición -cuenta el investigador, que viene trabajando en la temática de la disidencia como secretario académico del Centro de Estudios y Políticas de Género de la Universidad Nacional de Tres de Febrero- lo que buscamos fue dar espacio a la producción de un montón de gente que participa, publica y escribe pero en espacios propios".

Es que para las universidades, la militancia o las comunidades tal vez mucho de lo que ocurre en el stand es conocido, pero no para el público masivo. "Era una articulación importante de hacer -dice sobre este nexo en un espacio de multitudes como la feria- y es una forma de reconocer el trabajo que se viene haciendo hace muchos años". De hecho, la primera actividad del stand fue con activistas como una forma de reconocer la histórica lucha.

Seoane se refiere "para empezar al trabajo de las comunidades en la disidencia sexual en términos de exploración de sus propias formas de vida, que son formas alternativas de afecto, sexualidad, familia, etcétera. Luego hay un trabajo político de que se logre que esas formas de vida sean vivibles".