Al contrario de otros sectores de la economía que se vieron perjudicados en los últimos meses, la cuarentena provocó un "boom" en el uso de bicicletas en la Ciudad de Buenos Aires, por las ventajas que ofrecen a la hora de transportarse y evitar el contagio de coronavirus. Pero, además, posibilitan una actividad física saludable en tiempos donde, debido a las medidas de aislamiento, no hay muchas opciones para mantenerse en forma.

Desde que inició la pandemia de coronavirus aumentó la cantidad de bicisendas y se promueve el uso de la bicicleta para moverse, ya que es un medio seguro, sin contacto con otras personas y al aire libre, a diferencia del transporte público o los taxis. El inicio de la primavera también alienta a salir cuando el clima lo permite y disfrutar del sol y el aire más cálido. Incluso, al no requerir combustible, se destaca por ser uno de los pocos medios de transporte que no contaminan el ambiente.

En las últimas semanas, en comparación a los datos del año pasado, hubo un aumento de hasta 114% de viajes en bicicleta. Mientras que en 2019 sólo 0,4% de los viajes de la Ciudad se hacían en bicicleta, antes de la pandemia ese porcentaje ya había ascendido al 4%, es decir, alrededor de 300 mil viajes. 

Con respecto a los beneficios para la salud, andar en bicicleta permite un fortalecimiento físico y mental, liberar tensiones, quemar calorías y bajar el colesterol, mejorar la actividad cardíaca, tonificar músculos, fortalecer la zona lumbar, proteger el medio ambiente y, no menos importante, ahorrar dinero

¿Qué necesito para empezar a andar en bici?

Las medidas de seguridad y los accesorios especiales son fundamentales para garantizar viajes óptimos y sin riesgos.

  • Casco: Resulta imprenscindible como protección, aunque muchos ciclistas le resten importancia: es como el cinturón de seguridad en el auto. En CABA, por ejemplo, es obligatorio para circular -aunque no hay sanciones si no se usa- y puede salvar la vida ante una caída, o bien de impactos que teceros puedan tener contra nosotros. Tienen que ser cascos para ciclismo, que esté sano y sin grietas, del tamaño correcto y bien sujeto a la cabeza. Pueden ser los más aerodinámicos o los urbanos, todos protegen si son de buena calidad, más allá de la estética o la moda. Algunos suman el plus de contar con tiras o pintura refractaria, otro punto a favor en cuanto a seguridad.
  • Guantes: Ante una caída, lo primero que por reflejo apoyamos son las manos. Por eso, es importante usar guantes que sean acolchados. Pueden tener gel, ser cortos y con los dedos al aire para el verano, o con dedos enteros para invierno (con telas “wind stopper”, que detienen el viento y son resistentes al frío). 
  • Chaleco reflectivo: En las primeras salidas en bicicleta es recomendable tomar muchas medidas de seguridad. Los chalecos hacen al ciclista más visible para los automovilistas aún a distancia, por lo que pueden anticipar maniobras y evitar accidentes. 
  • Luces: Las bicis, como los autos, deben llevar luz blanca delatera y luz roja trasera. Permiten que los autos puedan ver al ciclista y distinguir en qué dirección se mueve. Las delanteras pueden ser de posición o tipo linterna, que alumbran el camino. Hay modelos que parpadean y que pueden recargarse. 
  • Anteojos: Protegen los ojos del polvo, el viento y cualquier otro elemento que circule. Además, al usarlos de día mejoran la visión. Para la noche, hay modelos con vidrios color amarillo, que aumental la luminosidad y mejoran la visión en la oscuridad. 
  • Bocina: Como de día las luces no tienen incidencia, el timbre o bocina ayuda al ciclista a dar aviso de sus maniobras y advertir a los otros sus movimientos.
  • Ojos de gato: Siempre es recomendable contar los ojos de gato delanteros, traseros y en los pedales y los laterales de las ruedas. Por lo menos, contar con algunos de estos accesorios suma para la seguridad de ser más visible cuando baja la luz. 

¿Cómo saber qué bicicleta elegir? 

La elección de la bicicleta dependerá del uso que le dará el ciclista, ya que existen desde modelos vintaje a los híbridos, para mountain bike o los plegables, para reducir el espacio que ocupan en el hogar.

"Es fundamental hacerse una pregunta básica: ¿para qué la quiero? Es decir, si será el medio de locomoción para ir a trabajar o al gimnasio, para pasear los fines de semana o para entrenar y correr una carrera de montaña”, explicó Maximiliano Minoli, fundador y CEO de Goldenbike. 

Aún así, es muy importante tener en cuenta el talle de la bicicleta, que se puede calcular en base a la altura del ciclista:

  • De 1,45 a 1,60 mts: talle XS 
  • De 1,60 a 1,70 mts: talle S
  • De 1,70 a 1,80 mts: talle M
  • De 1,80 a 1,90 mts: talle L
  • De 1,90 a 2 mts: talle XL 

“Estamos viviendo un gran boom y eso se debe no solo a los puntos a favor de la salud que tiene andar en bicicleta, sino también a que cada vez más personas la eligen como medio de transporte rápido y seguro”, analizó Minoli, de Goldenbike. 

Creada en 2010 por Minoli y Damián Pardal, Goldenbike es una empresa dedicada a la comercialización de bicicletas, equipamiento, accesorios, indumentaria y artículos relacionados a mundo bike. Bajo el concepto “one-stop-shop”, Goldenbike es un espacio donde el ciclista encuentra todo lo que necesita para su actividad, tanto en el local (Av. Crisólogo Larralde 5900), a metros del Parque Sarmiento de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, como a través de la tienda online, www.goldenbike.com.ar