Este año los movimientos feministas volvieron a organizarse para irrumpir en la agenda. La lucha por el aborto legal, seguro y gratuito marcó más que un color que se volvió masivo e identificatorio y provocó un encuentro de generaciones. Dos hechos del final del año volvieron a movilizar: el fallo del juicio por el femicidio de Lucía Pérez señaló la falta de perspectiva de género en la Justicia, y la denuncia de la actriz Thelma Fardín contra Juan Darthés por violación, generó un efecto cascada. El 2018 para la lucha feminista fue activo y bisagra.

Desde el 3 de junio de 2015 cuando se concretó el primer #NiUnaMenos, se fue incrementando la presencia de la lucha feminista. La primera movilización de este año fue el 8 de marzo con el paro internacional de mujeres y la habilita- ción del debate del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo potenció la presencia y desde las calles ingresó a las discusiones familiares. Las más de 700 exposiciones en comisiones de la Cámara de Diputados y de otras 60 en el Senado llevaron aportaron a “la construcción de discursos que lograron cambiar la percepción social sobre la legalización del aborto”.

Así lo analizó la directora del Observatorio de Géneros y Políticas Públicas, Victoria Freire, que en diálogo con BAE Negocios remarcó que el debate “dejó un saldo positivo de crecimiento del movimiento e indicó la necesidad de poder tener una intervención política” aunque no se haya sancionado la ley.

“Los debates dieron información sobre derechos que ya tenemos como la ley de Educación Sexual Integral (ESI), el acceso a los derechos sexuales y reproductivos y a las causales por las que se puede realizar un aborto no punible. Y sobre todo señaló que es un problema de salud pública y no moral, mar- có una agenda política muy amplia de reivindicaciones y desligó las críticas de ideologización”, detalló.

La discusión de la iniciativa obligó a tomar posición. Pañuelos verdes o pañuelos celestes. “Sí a la vida” o “no más mujeres muertas por abortos clandestinos”. O al menos “eso reproducían los medios hegemónicos”, afirmó la directora de Ciencias 

Sociales y Humanas del CONICET, Dora Barrancos. “Han asomado como nunca insurgencias en muchísimas mujeres que parecían poco alcanzadas por la préedica feminista. Esta marea verde es un dato de la realidad imparable. Marcó las fallas de la política tradicional. Estamos con la novedad extraordinaria de una interpelación de largo aliento”.

Con la metáfora del “largo aliento” Barrancos se refirió a la “explosiva” convocatoria que dejó la media sanción al proyecto de aborto legal, seguro y gratuito: la concatenación de las que siempre lucharon, las que llamaron a la organización y las jóvenes, la genera- ción que reclama por sus derechos con glitter en la cara y sin callar su voz en los espacios públicos.

Tomaron colegios, viralizaron sus experiencias en Twitter, postearon fotos en las marchas sonriendo y se filma- ron cantando consignas del feminismo. “Las jóvenes se conformaron como sujeto masivo organizado con la capacidad de construirse para ser protagonistas de una nueva sociedad que en definitiva, entiende que la violencia de género es un problema social de orden público que precisa políticas públicas”, analizó Freire.

Y advirtió: “Hay un encuentro histórico entre las generaciones de las más grandes, que tienen un largo recorrido en esto, las del medio, que en los últimos años comenzamos a participar políticamente y pensar estrategias para generar redes y las más chicas que irrumpe y sale a la luz”.

Lucía Pérez era joven cuando sus tres captores la violaron y asesinaron en 2016, Thelma Fardín tenía 16 años cuando su compañero de elenco Juan Darthés de 45 años la penetró en contra de su voluntad en un hotel de Nicaragua. Lucía no llegó a alzar su voz, Thelma tuvo atrás a un colectivo de colegas que pensaron estrategias para denunciar y hacer llegar mejor el mensaje. El día después de ese acto aumentaron las denuncias por abuso sexual infantil de la línea 144 en un 250%. El #MiráComoNosPonemos generó un efecto cascada quebró los “pactos de silencio” y dejó en evidencia que la cultura de la violación “está avalada en el sistema”.

Como dijo Barrancos a este diario: “Estamos ante el derrame de los feminismos”.

Más notas de

Eugenia Muzio

"La transversalidad en políticas de género es lo que va a modificar la estructura productiva"

Paula Basaldúa pidió “dejar de ver, desde la política pública, a las mujeres como víctimas que requieren asistencia del Estado”

Más de 25 años sin respuestas: 36 mil despedidos de empresas privatizadas reclaman reparación económica

“En 2020 murieron muchos compañeros, sin cobrar un centavo", aseguró Rosanna de Pascale, ex empleada de Correo Argentino

Más mujeres juezas: el techo de cristal en la Justicia y la necesidad de una reforma

"Por cada mujer camarista, hubo tres varones camaristas mientras que el porcentaje de magistradas fue de 30%", indicó la Corte Suprema de Justicia

La historia de Celina Esteban, la primera mujer trans jefa de residentes en CABA: "Todas podemos llegar" 

"Se que mi jefatura va a ser muy observada", aseguró Celina Esteban

Sin bono de Anses, sin protección: trabajadoras de casas particulares en riesgo económico y sanitario

“Con casos positivos de Covid-19 en el hogar a donde trabajan las hicieron ir a limpiar igual”, contó Matilde Britez a BAE Negocios

Cáncer de mama: por qué la desigualdad de género dificulta los tratamientos

"Muchas mujeres no quieren realizar los tratamientos por el miedo a perder el pelo", advirtieron desde Bridge The Gap

A un año de la cuarentena, urgen medidas de inclusión laboral LGBTIQ+

Se estima que nueve de cada diez personas travestis y trans no tienen un empleo formal

A un año de la cuarentena: el costo para las mujeres y el desafío de la dualidad

El Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) fue paliativo en plena cuarentena por coronavirus pero no es suficiente

Género e inclusión: con la experiencia del IFE, el BCRA prepara proyectos de educación financiera

"La violencia es un mecanismo para que las mujeres sigan segregadas en determinados puestos laborales", explicó Celeste Perosino de cara al 8M, Día Internacional de la Mujer

Sin el IFE y sin nuevos ingresos, las mujeres se endeudan más

La bancarización llega a manos de las mujeres y las personas trans y travestis principalmente “por cobro de AUH, IFE y/o Potenciar Trabajo”