En pleno pedido de cuarentena y toma de conciencia a la población ante la propagación de coronavirus en Argentina, algunos habitantes del país no acataron las advertencias rompieron con el aislamiento y se dirigieron a la Costa Atlántica para pasar el fin de semana largo.

Más allá del pedido de los intendentes locales de "no ir a sus ciudades", llamó la atención la gran cantidad de autos que esperaban para ingresar a las localidades bonaerenses de Villa Gesell y Pinamar, con colas interminables.
 

A la fecha, Argentina ya registra tres muertes y 99 casos confirmados infectados con coronavirus. Sin embargo, muchos turistas esperaron el momento para poder ingresar a dichas ciudades, aunque poco pareció importarles los crecientes casos de la enfermedad.

Esta situación se asemeja a lo ocurrido días atrás en la localidad de Monte Hermoso, donde varios automóviles y camionetas esacionaron a la vera de la ruta para poder pasar un día de playa en ese lugar.

Mapa de Argentina del coronavirus en tiempo real