Las bicis se coronaron como uno de los medios de transporte preferido en pandemia. Esta explosión de ciclistas impulsó fuertemente las ventas –en algunos casos también los precios- y cambió el paisaje de las grandes ciudades, en las que se debate cómo procesar este tránsito sobre dos ruedas. 

Se espera que el mercado mundial de bicicletas alcance los US$ 82.300 millones para el año 2027, según datos de Research and Markets. Una contracara positiva de las medidas de prevención impuestas por la irrupción del Covid-19. Un relevamiento del diario La República habla incluso de un salto del 81% en la comercialización a nivel global.

En Estados Unidos, la venta de bicicletas creció 65% entre 2019 y 2020. Nueva York se ganó el apodo de "la nueva Amsterdam", por el auge ciclístico que tomó por asalto sus calles, en una ciudad plana, ideal para esta opción. La pandemia aceleró una tendencia que venía en alza hace unos años. Según el diario El País, la gran manzana está desbordada por la situación. Sólo hay 56000 lugares para estacionar los 1,6 millones de rodados de la ciudad (una ley penaliza dejarlas con cadena en un poste o árbol a la usanza local) La demanda del sistema público de bicicleta creció 150% entre marzo y septiembre del año pasado. La publicación describe también la variedad que compone el ecosistema de usuarios: del profesional con consciencia ecológica al poshipster, el estudiante corto de fondos o los repartidores zumbantes que conquistaron todas las grandes urbes.

En Europa, según información de la tienda de artículos deportivos Decathlon, se duplicaron entre dos y tres veces las ventas. Y las eléctricas no se quedan atrás: para el 2030 el ritmo de ventas duplicará al de autos, de acuerdo al portal del Foro Económico Mundial. En el 2021, según cálculos de especialistas del sector consultados por La Vanguardia, en España las ventas de rodados tradicionales crecerán 40%. A tal punto llega el boom que, aún con aumentos de hasta el 50% en la producción, se registran problemas de stock y hay listas de espera en la mencionada cadena de artículos deportivos. 

Bicifans en Buenos Aires

También en la capital porteña los ciclistas ganan cada vez más las calles. Las ventas de bicicletas se triplicaron en 2020 respecto a 2019. En el informe de movilidad ciclista del año pasado, publicado por el gobierno de la ciudad, se observa que los viajes diarios en bici crecieron 28% respecto a 2019: pasaron de 316 mil viajes diarios a 405 mil viajes en bici (particular y pública) en un día. Fue también una opción de transporte elegida para la vuelta al cole: el sistema Ecobici fue el que más vecinos sumó, con 21% más de viajes. En general, en algunas intersecciones de calles y avenidas se registró aumentos de hasta el 114% en 2020 respecto al año anterior. Desde el gobierno porteño informaron que en las avenidas Córdoba y Corrientes luego de la incorporación de ciclovías hubo un crecimiento de usuarios del 186%. También se triplicó la cantidad de mujeres ciclistas en esas avenidas.

Los cambios en infraestructura fueron acompañando en todo el mundo la pandemia y este boom, con más kilómetros de ciclovías. En Australia, al igual que en Buenos Aire, se estrenaron carriles dobles y también los bares y restaurantes ganaron espacio al aire libre. Una nota en el medio de The Conversation plantea si serán cambios temporarios o permanentes. Sugiere que estos experimentos, forzados o no, ayudan a los gobiernos a tener mejor diálogo con los ciudadanos para ver qué cosas funcionan y cuales hay que modificar.  Contribuyen a navegar mejor las transformaciones de largo plazo que remodelarán las grandes urbes. 

Mejores ciudades para pedalear

 

Según el Global Bicycle City Index 2019, que analiza cuestiones que van desde las bicisendas a la seguridad y el clima, la lista de mejores urbes para ciclistas está liderado por Utrecht, Münster, Amberes, Copenhague, Ámsterdam, Malmö y Hangzhou.