La muerte de Diego Maradona generó una catarata de mensajes en redes, dedicatorias, videos, fotos, textos, llantos y recuerdos. Desde Lionel Messi a Cristiano Ronaldo, Alberto Fernández a Mauricio Macri, Boca Juniors a River Plate, los posteos en redes sociales en conmemoración a uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos inundaron la agenda pública. Y aunque 'el Diego' se llevaba bien con mucha gente, había otros que tuvieron cruces y peleas con el astro argentino. 

Entre ellos estaba Juan Sebastián Verón. Ídolo y presidente de Estudiantes de La Plata, Verón fue uno de los últimos "enemigos" públicos de Diego Armando Maradona. Sin embargo lo despidió, sin rencor, a través de su cuenta de Instagram.

La "Brujita" escribió un cálido mensaje para Maradona poco después de su fallecimiento a los 60 años. "Inspiraste...Nos Hiciste Felices....Compartimos, no importa que pasó...Solamente hoy decirte GRACIAS.. Descansa donde estés..", publicó Verón junto a tres fotos icónicas de Maradona.

La primera de Maradona con la camiseta del seleccionado argentino, la otra de la etapa que coincidieron como jugadores en Boca Juniors y la última de Diego como DT y Verón como su dirigido en la "albiceleste".

Luego de muchos años de amistad y buena relación, Maradona "rompió" unilateralmente con Verón luego del Mundial de Sudáfrica 2010, que ambos compartieron, y por primera vez quedó en evidencia cuando discutieron en medio de un partido por la "Paz" organizado por el papa Francisco en Roma.

Verón, más allá de recibir muchos críticas de Maradona, nunca se opuso a una reconciliación pero sí se mostró molesto por las declaraciones del "10" sobre aquel famoso partido del Mundial 2002 contra Inglaterra.

"A mí no me gusta la falta de respeto y menos si en nuestro caso proviene de un jugador de fútbol, fue feo escuchar que te digan que te tiraste para atrás en un partido. Por eso respondí", dijo Verón hace unos meses.

Desde su llegada como entrenador de Gimnasia y Esgrima La Plata, Maradona criticó a Verón, ícono y presidente de Estudiantes, cada vez que pudo y luego de un clásico platense sumó a la lista de enemigos al ahora exfutbolista Gastón "Gata" Fernández, quien a pesar de ese cruce expresó su tristeza por la partida del ídolo.

"Adiós Diego...una noticia que nos golpea a todos. Me hubiese gustado cruzarte, seguramente nos hubiéramos abrazado, así como siempre lo hiciste con todos los jugadores del mundo. Te calentabas, puteabas, pero tu corazón estaba a la vista. Descansa en Paz, nunca nadie se olvidará de lo grande que fuiste!", escribió la "Gata".

"Mis condolencias a la familia de Diego Maradona y que Dios te tenga a su lado", fue el escueto mensaje que publicó el paraguayo José Luis Félix Chilavert, otro de los adversarios públicos que tuvo Maradona durante su vida.

 

Otro de sus "enemigos" públicos era el expresidente Mauricio Macri, con quien ya se llevaba mal desde que el empresario era presidente de Boca. Maradona, quien tenía fuertes vínculos con el peronismo y el chavismo, destrozó a Macri en una entrevista radial. "Sigue siendo cartonero", dijo el exfutbolista a Víctor Hugo Morales. "No creo que pueda cambiar nada. Suspende la agenda porque se lesionó al jugar al paddel, ¡dejame de joder", agregó entre risas. "No sabe leer, y es presidente de la Nación", disparó. 

Macri tampoco había sido piadoso con Maradona. Según el exlíder del PRO, él solucionó el problema de Boca al echar a Maradona. Sin embargo y pese a las declaraciones cruzadas, lo despidió en sus redes. 

"Un día muy triste para todos los futboleros del mundo, especialmente los argentinos. Serán imborrables las enormes alegrías que Diego nos dio", escribió el expresidente.

Sergio Batista fue otro de los principales enemigos. De el interino DT de la Argentina dijo: "Yo no tengo la culpa de que me conozcan en todo el mundo, y si Batista pasa el Uruguay no lo conoce nadie [...] "¿Qué te convertiste, en Piñón Fijo, Batista?", dijo en referencia a los dichos del Checho de que ahora Messi es feliz con él. Y también fustigó su esquema táctico: "Jamás hubiese puesto tres volantes de contención contra Irlanda", sostuvo en referencia a Banega, Gago y Cambiasso, elección de Batista en Dublín.

"Voy a recordar a Maradona por las cosas felices que vivimos", dijo Batista

Sin embargo, apenas se conoció la noticia, Batista habló en radio La Red. "Todavía no caigo, no lo puedo creer, siento bronca" fueron las primeras impresiones de "Checho" Batista. "Lo voy a recordar de la mejor manera, fue el gran capitán. Una persona agradable, no se merecía todo esto. Prefiero recordar las cosas felices que vivimos", agregó el histórico volante central del equipo de Carlos Bilardo en los Mundiales de 1986 y 1990.}

Batista contó que en el último tiempo era difícil "tener acceso" a Diego pero que todos los campeones del Mundo se comunicaban a través de un grupo de WhatsApp. "Él quería vernos pero teníamos miedo de juntarnos por la pandemia. La última vez que lo vi fue en el homenaje a Sergio Gendler en la cancha de Argentinos Juniors. Me quedo con esa imagen, estaba feliz", cerró.

El periodista Juan Carlos Pasman tuvo un fuerte cruce con Maradona cuando éste era director técnico de la Selección Argentina. Terminado el partido con Uruguay por las eliminatorias del mundial 2010, Maradona disparó sin pelos en la legua contra todos los periodistas, al decir: "Que la chupen, y que la sigan chupando".

Luego de esto, Pasman intentó hacerle una pregunta y Diego dijo: "Vos también Pasman, vos también la tenés adentro". El periodista dijo que recuerda ese cruce "como una anécdota" e incluso, se mostró agradecido porque a partir de eso, recibió dos llamadas del futbolista. Este miércoles, al enterarse de la noticia, escribió: "Amor eterno a D10S, el más grande siempre. Amamos el fútbol por vos. Gracias por todo".

Los enemigos en la cancha y en el imaginario público también lo despidieron

Pelé, gloria brasileña y eternamente comparado con Maradona, envió un cálido mensaje al astro argentino. "Que noticia triste. Perdí a un querido amigo y el mundo, a una leyenda. Todavía queda mucho más por decir, pero por ahora que Dios le dé fuerza a su familia. Un día espero que podamos jugar juntos al fútbol en el cielo", escribió. Además, se cambió su foto de perfil a una junto al 'Pelusa'.

La relación de Pelé y Maradona tuvo idas y vueltas. En sus inicios, el Diego declaró: "Yo soy Maradona y Pelé fue lo más grande que hubo". Mientras que el de la Verdeamaerla, también en una entrevista, hablaba de "un gusto muy grande" que él sentía sobre el paralelismo con el argentino.

Con el paso del tiempo y ambos retirados, empezaron las declaraciones cruzadas. "Pelé es un fenómeno, pero salía a la cancha él con Rivelino y a mi se me iba la mirada con Rivelino", disparó Maradona. "Maradona era un gran jugador, pero no pateaba con la derecha y no hacía goles de cabeza. El único gol con la cabeza importante fue con la mano a Inglaterra", respondió Pelé, quien luego agregó: "Di Stefano era más completo, desde lo mental y pateaba con las dos piernas".

Asimismo, tras los dichos del diez brasileño sobre que él era "el Beethoven del fútbol", Maradona no perdió la chance y bromeo: "En un estadio de fútbol nunca se escuchó Beethoven. En cambio yo soy el Ron Wood, el Keith Richards y el Bono del Fútbol. ¡Tomó mal la pastilla y dice estupideces!".

Luego de todo esto, ambos se reconciliaron y mantuvieron una relación de admiración y respeto mutuo. La última vez que se los vio juntos fue en 2016, en un evento de relojes en París, donde ambos sostuvieron que "no hay más peleas" entre ellos.

Otro enemigo acérrimo de Maradona fue la selección inglesa, que sufrió los dos goles más recordados por los argentinos, tanto que uno de ellos simplemente se lo llama "el gol a los ingleses". El otro, "la mano de Dios", fue objeto de polémicas y reclamos, pero recordado como uno de los momentos más épicos en la historia de los mundiales. 

"Inolvidable. Adiós Diego, una leyenda de nuestro deporte", escribió la cuenta oficial de los tres leones.

"Tenía la ilusión de ir a River. Vino Aragón Cabrera y me derrumbó la ilusión". Entre fines de 1980 y principios de 1981, Diego Maradona estuvo cerca de vestir la camiseta de River, en su año previo a la partida hacia Barcelona. Pero las negociaciones se cayeron y finalmente llegó a Boca, para aquel histórico año en el que deslumbró y ganó el Torneo Metropolitano, su único título con el Xeneize.

Boca, histórico rival de River, disfrutó a Maradona durante largos años, en los que marcó 10 goles a River Plate. Sin embargo, la relación entre el astro y la institución siempre fue de respeto, y así se reflejó en la despedida del club de Núñez. "Hasta siempre, Diego", escribieron en sus redes, junto a una foto de Maradona con la leyenda "1960-∞"