El argentino de 28 años acusado de dañar la ciudadela inca de Machu Picchu deberá permanecer en la provincia peruana de Urubamba hasta que se resuelva su situación procesal y pagar una caución, pero los otros dos coterráneos involucrados en el incidente fueron expulsados hoy del país y viajan por tierra a Argentina, según fuentes diplomáticas.

"Dos de los chicos ya han sido deportados y van por tierra rumbo a Chile", dijo a Télam un vocero de la Embajada argentina en Perú.

Respecto de Nahuel Gómez, identificado como el autor principal de los daños a las ruinas en la noche del último sábado, el juzgado de instrucción de Machu Picchu dispuso su comparecencia cada 10 días y el pago de una caución juratoria de 3.000 soles (54.133 pesos argentinos) que deberá hacer efectiva este viernes 17 de enero, informó la agencia de estatal de noticias Andina.

Ese delito está tipificado en el artículo 228 del Código Procesal Penal, que prevé una pena de entre tres y de ocho años de prisión, más una multa.