El oficialismo de la Cámara de Diputados emitió este miércoles dictamen de mayoría sobre el proyecto de Economía del Conocimiento, que recibió la aprobación del Senado el viernes pasado y que este jueves podría convertirse en ley en un plenario del cuerpo. La iniciativa plantea la creación de un Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento, por lo que su aprobación trae aparejado un nuevo eslogan para la provincia de Mendoza.

Ahora, Mendoza no solo será "del sol y del buen vino", sino que también será "del conocimiento". La diputada demócrata Mercedes Llano se opuso particularmente a este cambio, ya que consideró que debería debatirse por separado, pero de todos modos fue aprobado y la provincia de la región de Cuyo pasará a ser la "Tierra del sol, del buen vino y del conocimiento”.

Esta modificación  fue propuesta por Diego Costarelli, senador provincial de la UCR, quien justificó la iniciativa: "Desde hace algunos años, en Mendoza se ha apostado fuertemente a la capacitación de personas en programación y la atracción de inversiones a través de la estimulación de este sector en la provincia". De hecho,  "durante el año 2019 se generaron en Mendoza 959 nuevos empleos registrados en las actividades incluidas en la ‘Economía del Conocimiento'", destacó.

"Mendoza se destaca a nivel nacional como provincia con perfil tecnológico, además, por la amplia oferta educativa de nivel superior en estas especialidades tecnológicas", resaltó el funcionario.

Mendoza ha realizado numerosas acciones para fomentar la industria

De acuerdo con Costarelli, uno de cada cuatro empleos en la Industria del Conocimiento fueron aportados por empresas radicadas en Mendoza, y la provincia  "tuvo la tasa más alta de crecimiento interanual de Argentina, sumando 13.516 empleos en todas las actividades, por encima incluso de la Ciudad de Buenos Aires".

El funcionario asegura que estas cifras son de suma importancia ya que "a nivel nacional, la Industria del Conocimiento es actualmente la tercera fuente de ingresos por exportaciones, superando los 6.000 millones de dólares anuales, que emplea a 418.000 personas de manera directa. A pesar, incluso, de este escenario actual de pandemia en el que nos hallamos inmersos, se estima que en 2020 pasará a ser el segundo rubro exportador a nivel nacional".

Diego Costarelli fue quien impulsó el cambio de eslogan

En este sentido, uno de los que habló a favor del proyecto fue el demócrata Guillermo Mosso, quien detalló que esta industria "consta de 600 mil empleos registrados y 6.300 millones de dólares en exportaciones". "Mendoza tiene 13.000 puestos de trabajo con una remuneración que es un 30 o 40% más alta que los sueldos promedio”, señaló, y dijo que “en 2019 la industria generó mil puestos”.

"A efectos que esto no quede sólo en una simple intención declarativa, manifestamos la necesidad de que se lleven a cabo acciones tendientes a establecer una marca utilizada en sectores vinculados al turismo y comercio internacional, así como en todo aquello que consolide la misma", cerraba el texto de la iniciativa, aprobada este miércoles.

El proyecto promueve la industria del software; la producción audiovisual en formato digital; la biotecnología, bioinformática e ingeniería genética; nanotecnología y nanociencia; industria aeroespacial y satelital; e ingeniería para la industria nuclear; entre otros rubros.

La ley de Economía del Conocimiento

El proyecto original fue aprobado por Diputados en junio pasado y luego modificado por el Senado el viernes, por lo que regresó a la Cámara baja para su sanción definitiva con las modificaciones introducidas al texto.

El Frente de Todos consiguió el dictamen que avala los cambios hechos en el Senado con el respaldo de los interbloques Unidad Federal para el Desarrollo y el Interbloque Federal, este ultimo con disidencias.

La iniciativa establece un régimen de promoción desde el 1 de enero de este año hasta el 31 de diciembre de 2029, que incluye beneficios fiscales e impositivos para pequeñas, medianas y grandes empresas donde el 70% de la facturación esté vinculada a las actividades promovidas.}

El oficialismo logró mayoría y dio dictamen a la ley

La principal diferencia entre el texto aprobado por Diputados y el que finalmente tuvo luz verde en el Senado radica fundamentalmente en el escalonamiento de los beneficios a las empresas según su volumen, ya sean grandes, medianas o pequeñas.

Juntos por el Cambio, que en junio había acompañado la sanción de Diputados, se mostró disconforme con los cambios realizados en la Cámara alta y anticipó su rechazo al dictamen de mayoría y su consecuente votación en contra en la sesión de mañana.

Cabe recordar que la Ley de Economía del Conocimiento había sido, originalmente, aprobada por el Congreso durante el gobierno de Mauricio Macri pero la administración de Alberto Fernández suspendió en diciembre su aplicación hasta mandar una nueva iniciativa al parlamento, que es la que se debate actualmente.