Luego de sus numerosas denuncias por las condiciones en las que viven los vecinos de los barrios populares en medio de la pandemia, murió por coronavirus Ramona Medina, vocera de la organización villera La Garganta Poderosa, que vivía en la Villa 31 de Retiro.

Medina reclamaba la ayuda del Gobierno de la Ciudad para los sectores vulnerables y por la falta de condiciones mínimas como el agua. Era diabética insulinodependiente y había contraído coronavirus en el Barrio 31 tras estar 12 días sin agua.

Este domingo la mujer finalmente murió en un hospital de la Ciudad a los 42 años, luego de permanecer tres días internada. Toda su familia, entre quienes hay varias personas con factores de riesgo, también está contagiada e internada.

El 3 de mayo Ramona había grabado un video en el que denunciaba la falta de agua desde hacía ocho días, a pesar de que el Gobierno porteño aseguraba que este servicio estaba garantizado.

"Ocho días llevamos sin agua, y nos piden que nos higienicemos, que nos lavemos las manos, que tengamos el mayor cuidado, que nos pongamos tapabocas, que no salgamos a la calle. Ahora, yo me pregunto, ¿cómo pretenden ellos que no salgamos a la calle si tengo que salir todos los días a comprar agua? No se puede vivir en estas condiciones", planteaba la mujer mientras mostraba que no salía agua de las canillas de su baño.

En ese sentido apuntaba al vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli: "Este señor se llena la boca en todos los canales diciendo que tenemos agua. Yo le pregunto a este señor si él vino a la villa para ver si realmente es como él dice. Si no, lo invito a mi casa, que se quede un día y vea el terror, la desesperación de no tener agua y el miedo a contagiarte este virus, que es terrible", sostenía la comunicadora. Días después se dio a conocer que estaba infectada e internada, al igual que toda su familia con la que convivía.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Apretando los dientes, golpeando el teclado, aguantando la rabia y escupiendo lágrimas, nos toca escribir ahora esta mierda, para decirles todo eso que Ramona les dijo en tiempo pasado, todo eso que nos cansamos de gritar durante dos meses, todo eso que no quisieron escuchar, ni cuando postergaron 4 años la relocalización de su familia, ni cuando pedimos que registraran a los grupos de riesgo, ni cuando escondieron sus denuncias para cuidarse, ni cuando callaron por plata, ni cuando nos dejaron sin insumos en todas las postas de salud, ni cuando maquillaron la realidad con programas fantasmas, ni cuando jugaron cubrirse las espaldas, ni cuando publicamos el primer contagio en la Villa 31, ni cuando demostramos que no habían aislado a tiempo a la primera fallecida, ni cuando denunciamos que no estaban asistiendo a los demás, ni cuando dejaron 12 días al barrio sin agua, ni cuando gritó desesperada que tenía 7 personas de riesgo viviendo hacinadas, ¡Ramona no se murió! A Ramona la mataron los dueños del silencio, los cómplices de la indiferencia, los mudos de la justicia, ¡la mataron! Y ahora quién carajo nos explica cómo seguir, cómo seguirá su familia íntegramente internada, cómo seguirán sus hijas Maia y Guada, en silla de ruedas, contagiada, con oxígeno, con discapacidad, sin hablar, totalmente dependiente, ¡ahora sin su mamá! • Esto es un crimen. Y no vamos a parar, ¡hasta que paguen todos los responsables! • NO PODEMOS MÁS. • #JusticiaPorRamona

Una publicación compartida por La Garganta Poderosa (@lagargantapoderosa) el

El referente de La Garganta Poderosa, Nacho Levy, anunció la noticia esta mañana en un texto llamado "Nos mataron a Ramona", que publicaron a través de sus redes sociales.

"Apretando los dientes, golpeando el teclado, mordiendo la rabia y escupiendo lágrimas, nos toca escribir ahora esta mierda, para decirles todo eso que Ramona les dijo en tiempo pasado, todo eso que nos cansamos de gritar durante dos meses, todo eso que no quisieron escuchar (…) ni cuando dejaron 12 días al barrio sin agua, ni cuando gritó desesperada que tenía 7 personas de riesgo viviendo hacinadas", manifestó ante el impacto del fallecimiento.

Levy se preguntó "cómo seguirá su familia íntegramente internada, cómo seguirán sus hijas Maia y Guada, en silla de ruedas, contagiada, con oxígeno, con discapacidad, sin hablar, totalmente dependiente, ¡ahora sin su mamá!", y ratificó: "¡Ramona no se murió! A Ramona la mataron los dueños del silencio, los cómplices de la indiferencia, los mudos de la justicia".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

#BastaDeSilencio RAMONA SIGUE INTUBADA Y AHORA SU HIJA, CON DISCAPACIDAD, TAMBIÉN ESTÁ INTERNADA • Cuando la casa 79 de la manzana 35 en la Villa 31 se quedó sin agua, el Barrio Mugica tenía 13 casos confirmados y ninguna respuesta real a la crisis habitacional de muchísimas familias que comprendían vecinos en grupos de riesgo. Pero esa casa no era un caso más. Ahí esperaba Ramona, insulino-dependiente, cuidando a una hijita en silla de ruedas, con Síndrome de West y Síndrome de Aicardi, que no puede hablar, ni comer sola, ni plantear síntomas, ni mantener la postura: requiere oxígeno por las noches y una asistencia total. Junto a ellas, también ahí, estaban viviendo su pareja, otra hija, su cuñada de 62 años, su cuñado de 68, su sobrino con problemas cardíacos y su sobrina diabética. No por capricho, esperaban su relocalización hace 4 años. Intensificaron su reclamo en 2018, cuando debió materializarse la mudanza. Y más aún cuando se declaró el aislamiento social obligatorio. Y más aún, cuando los dejaron sin una gota en la canilla. Pero nunca llegó la vivienda, ni la respuesta, ni el agua. Llegó el coronavirus. • Hace tres días, Ramona está intubada, sedada, con respirador. Y su compañero, como su sobrino, todavía está esperando los resultados. Pero sus dos hijas, su sobrina y sus cuñados, ya están entre los nuevos confirmados. • Ramona y su compañero son laburantes monotributistas. Ambos trabajan como gestores de trámites para personas con discapacidad, coordinando sus traslados a escuelas y centros de terapia. Pero además, ella también dirige toda el área de salud en la Casa de las Mujeres y las Disidencias dentro del barrio. Y también cocina en su casa, para poder sostener todos los gastos que implican los medicamentos y la dieta específica de su hijita. Al día de hoy, ellas están separadas y todos los ingresos de la familia están absolutamente bloqueados por esta situación. Ya no tenemos más recursos, ni más desesperación, ni más medios para denunciar tanta desidia, entre tanto dolor. • Basta de silencio, por favor. • #NoMiremosParaOtroLado #LarretaEsResponsable #urgente #villa31 #caba #pandemia #covid19 #villa #lagargantapoderosa

Una publicación compartida por La Garganta Poderosa (@lagargantapoderosa) el

Medina, que era coordinadora de Salud de la Casa de la Mujer en el Barrio 31 "Carlos Mugica", deja atrás "una hija diabética, un suegro con problemas coronarios y otra hija en silla de ruedas, que no habla, no camina, no mantiene postura y requiere oxígeno nocturno, porque tiene síndrome de West y síndrome de Aicardi, una patología que le genera convulsiones refractarias no evolutivas", había detallado Levy en otra publicación respecto a la situación de la familia.

Hoy el Gobierno porteño confirmó 1.201 personas afectadas y nueve muertes en los barrios populares de la Ciudad de Buenos Aires desde el inicio de la pandemia, número que avanza con 113 nuevos casos en las últimas 24 horas.