Ejemplares editados en el siglo XV hasta primeras ediciones del siglo XX como "Rayuela", "Fervor de Buenos Aires" o "Don Segundo Sombra", y obras que contienen la ilustración original de un artista o la dedicatoria manuscrita de su autor se podrán encontrar en la ya tradicional Feria del Libro Antiguo que tendrá su 13° edición en el Centro Cultural Kirchner ( CCK), desde hoy hasta el domingo.

Organizada por la Asociación de Libreros Anticuarios de Argentina (ALADA), la feria ofrecerá con entrada libre y gratuita una serie de libros, grabados, mapas, fotografías y afiches antiguos que vencieron el paso del tiempo. Contará además con algunas ediciones ilustradas o cómics de hace un siglo.

Esta edición "tiene la particularidad de reunir obras desde el siglo XV hasta el siglo XX porque el libro antiguo, por uso del lenguaje, se ha llevado a libros que son exquisitos y raros y escasos no necesariamente antiguos", señaló Lucio Aquilanti, librero y presidente de ALADA, a Télam. Explicó que "lo interesante es que no siempre los libros son caros, ya que es una feria donde se pueden encontrar muy diferentes precios: desde algunos cientos de pesos hasta varios miles". Aquilanti aclaró que "no es una feria para gente iniciada y que colecciona grandes cosas sino que es una feria de libros bellos, raros, escasos, agotados pero no una feria de libros viejos y usados".

Elena Padin, otra de las libreras que estará en el CCK desde hoy, adelantó a su vez que entre "las joyas" que llevará hay un libro de obstetricia que tiene 27 grabados, editado en Berlín en 1756 por Justine Siegemund, y una albúmina de 1906 que es un fotomontaje de los fotógrafos de Valparaiso, los Valck, que consta de una colección de 70 retratos de mujeres.

"En el ámbito del afichismo, llevo una serigrafía hecha por Aldo Sessa dedicada al diplomático argentino Manuel Muñiz, que además cuenta con la firma de Ray Bradbury, de quien había sido muy amigo", señaló la librera. Otra pieza destacada es un pequeño libro de Pablo Pizzurno, editado en 1906 en Buenos Aires, titulado "Consejos a los maestros", dedicado por su autor.

"Siendo la ciudad con más librerías per cápita del mundo y con un gran mercado de libros antiguos desde siempre y teniendo en cuenta que solo en nuestra asociación reunimos casi 50 librerías anticuarias, es importante que Buenos Aires lleve a cabo esta feria como lo hacen las grandes capitales culturales", subrayó Aquilanti.