Con temperaturas máximas por encima de los 43°C, el calor pronosticado para esta jornada hace que aumente la demanda de energía para mantener fresco el hogar. Para cuidar el suministro eléctrico, estos son algunos consejos a tener en cuenta con respecto al uso del aire acondicionado y otros artefactos del hogar. 

Cuando las temperaturas no bajan de los 24°C, los cables de la red eléctrica no se pueden enfriar y eso puede provocar cortes de luz o baja tensión, según explicó Edenor. Más aún, con el país en alerta naranja según el Servicio Meteorológico Nacional, se recomendó hacer uso racional de la energía. 

Cómo utilizar el aire acondicionado cuando hace mucho calor

El dispositivo tiene muchas opciones para ajustar la refrigeración acorde a las necesidades de cada hogar. Por ejemplo, el modo fan del aire acondicionado significa que se utilizará como un ventilador, en vez de enfriar el aire. Según el organismo de energía, se puede alternar el modo estándar con esta función, que consume mucho menos. También, llamaron a utilizar de a ratos un ventilador, que demanda hasta 12 veces menos. 

El modo sleep en el aire acondicionado permite seleccionar un tiempo determinado para que el aparato se apague automáticamente. Por ejemplo, se puede programar a la noche antes de irse a dormir, cuando las temperaturas bajan, y así se podrá ahorrar energía. 

La temperatura del aire acondicionado debe estar ubicada en 24°C para un consumo más equilibrado. Con el fin de mantener el frío, chequear que estén bien cerradas las puertas y ventanas por donde pueda ingresar aire caliente del exterior.

En ese sentido, la utilización de cortinas o toldos en las ventanas ayuda a que no entre tanto calor desde el exterior y se requiera un menor esfuerzo para refrigerar el ambiente. Además, se recomienda no climatizar los ambientes que no están en uso y apagar el aire cuando no hay personas en la casa. 

Cómo ahorrar energía en el hogar cuando hay mucha demanda

Para evitar forzar el sistema de electricidad, Edenor recordó la necesidad de utilizar lámparas LED porque son más duraderas (consumen 8 veces menos energía que las halógenas) y apagar las que no estén en uso. A su vez, es importante "adaptar la iluminación a las necesidades de cada ambiente", y priorizar la iluminación focalizada en donde más útil puede ser. 

Con respecto a los dispositivos electrónicos, apagarlos cuando no estén en uso. Si no se utilizará la computadora por períodos cortos, apagar el monitor, ya que es la parte que más consume. De igual forma, los aparatos que tengan función de "stand by", pueden ser desconectados para que no generen más demanda eléctrica. 

Al abrir la heladera, es importante prestar atención a que no sea por mucho tiempo, para no perder frío que luego tomará esfuerzo energético recuperar. "Las aperturas de puerta representan entre un 5 % y un 10 % del consumo total de la heladera", señaló Edenor. 

De la misma manera, el lavarropas y la plancha se recomienda no utilizarlos cuando hay mayor demanda de energía: entre las 12 y las 18 y entre las 20 y las 23. Y en tanto, evitar utilizar el microondas para alimentos que se pueden calentar en la hornalla, ya que su consumo equivale a tres hornallas eléctricas pequeñas.