Más de 47 millones de mujeres podrían perder su acceso a anticonceptivos, provocando cerca de 7 millones de embarazos no planeados en los próximos meses a nivel mundial, según reveló un informe del Unfpa, el organismo de las Naciones Unidas especializado en la salud sexual y reproductiva, al analizar el impacto de la pandemia en la salud de las mujeres, derechos que en Argentina son "prestaciones esenciales" que "se están priorizando", aseguraron funcionarias del país.

El documento, al que tuvo acceso Télam, identificó que el número de mujeres que no pueden acceder a planificación familiar, y que se enfrentan a embarazos no planeados, violencia por razón de género y otras prácticas nocivas, "podría dispararse a razón de millones de casos durante los próximos meses", debido al contexto generado por la pandemia.

Entre los datos analizados, el estudio concluyó: "Es posible que 47 millones de mujeres de 114 países de ingresos bajos y medianos no puedan acceder a anticonceptivos modernos, y se prevé que se producirán 7 millones de embarazos no planificados si el confinamiento se prolonga seis meses y los servicios de salud experimentan interrupciones importantes". Y agregó que "por cada tres meses que se mantenga el confinamiento, habrá hasta 2 millones más de mujeres que no puedan utilizar anticonceptivos modernos".

"Este informe ratifica que el acceso a métodos anticonceptivos y los servicios de salud reproductiva son prestaciones esenciales, y remarca la importancia de garantizar el acceso a ellas. En Argentina, la interrupción legal del embarazo (ILE) es un prestación de urgencia sensible", dijo a Télam Valeria Isla, directora nacional de Salud Sexual y Reproductiva.

Para Natalia Kanem, directora ejecutiva del Unfpa, "estos nuevos datos muestran el efecto catastrófico que pronto podría tener la Covid-19 en las mujeres y niñas de todo el mundo. La pandemia agrava las desigualdades, y las mujeres y niñas que ahora corren el riesgo de perder su capacidad para planificar sus familias y proteger sus cuerpos y su salud se suman por millones", analizó.

Y subrayó: "La salud y los derechos reproductivos de las mujeres deben salvaguardarse a toda costa. Los servicios deben continuar prestándose, los suministros deben entregarse, y se debe proteger y prestar apoyo a las personas vulnerables".

En tanto, Mariana Isasi, oficial de enlace de Unfpa Argentina analizó: "Por un lado, no todas las provincias están garantizando la continuidad de los servicios de salud sexual y reproductiva; y, por el otro, hay mujeres que prefieren no salir a buscar los anticonceptivos para no exponerse a contraer Covid-19".

Asimismo señaló que "el aumento de la pobreza por la disminución de la actividad económica también tendrá consecuencias en la salud sexual y reproductiva dado que solamente un 32% de las mujeres en Argentina acceden a anticonceptivos a través del sistema público de salud", agregó.