Los 12 niños y el entrenador que quedaron atrapados durante más de dos semanas en una cueva de Tailandia dieron ayer las gracias en un ritual budista en la entrada de la gruta, un año después del rescate que mantuvo en vilo a varios países.

Vestidos con camisetas amarillas, los chicos y su antiguo entrenador de fútbol dieron ofrendas a unos monjes junto a la cueva Tham Luang, cerca de la aldea de Mae Sai, en la norteña provincia de Chiang Rai, donde quedaron atrapados el 23 de junio de 2018.

"Quiero dar las gracias a los medios, al público, a las autoridades (...) a nuestros vecinos en Mae Sai", dijo a la prensa el entrenador Eakapol Chanthawong, quien también agradeció la ayuda internacional durante el rescate, consignó la agencia Efe.

Aunque está cerrada al público, Tham Luang se convirtió en un lugar de peregrinaje para turistas que pueden visitar un museo sobre el rescate, que cuenta con una estatua de bronce del buzo tailandés que falleció en la operación de salvamento, Saman Kunan.

Ver más productos

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

La devoción del Papa por la Virgen.

La devoción del Papa por la Virgen

Ver más productos