El Grand Slam francés de Roland Garros permitirá hasta 20 mil personas por día para asistir a la competencia, con la obligatoriedad de usar barbijos en zonas "dinámicas". El torneo, que debió reprogramarse del 27 de septiembre al 11 de octubre por la pandemia de coronavirus (Covid-19), había devuelto todas las entradas vendidas, pero los organizadores revirtieron la decisión.

Este jueves, la Federación Francesa de Tenis (FFT) anunció que acordaron con las autoridad es gubernamentales el número de 20 mil espectadores. Sin embargo, este número está previsto sólo para las primeras rondas del certamen, porque al haber más partidos y más canchas disponibles, el público se podrá repartir por todo el complejo.

"Unas 20.000 personas en el estadio, es a eso a lo que estamos acostumbrados el día de la final", explicó el director Vilotte. Ahora, los espectadores podrán volver a comprar sus entradas a partir del 16 de julio, por los sistemas habituales, principalmente la web del torneo.

Para las instancias finales el número de asistentes se reducirá a la mitad, tal como destacó Jean- François Vilotte, director de la FFT. Con estos números, el segundo Grand Slam de la temporada ATP por cronología recibiría entre el 50 y el 60 por ciento de su público habitual.

La distribución del público en el Roland Garros

La distribución se hará de la siguiente manera: las canchas centrales, el Philippe-Chatrier, Suzanne-Lenglen y Simonne-Mathieu; podrán recibir grupos de hasta cuatro personas, unas al lado de otras, y esos conglomerados deberán estar separados por un asiento vacío.

En las canchas anexas, donde los asientos son libres, "una plaza de cada dos será tapada" para evitar agrupamientos. "Si la evolución sanitaria es favorable, entradas suplementarias serán puestas a la venta en septiembre", agregó Bernard Giudicelli, presidente de la Federación Francesa de tenis.

En cambio, si la situación se complica y crecen los contagios, "la organización devolvería el precio de las entradas" que excedan el aforo permitido, mediante un sorteo.

Si bien el protocolo sanitario oficial será anunciado durante las próximas semanas, los organizadores recomendarán el uso de barbijos en las tribunas y será obligatorio su utilización en "momentos dinámicos", es decir cuando se trasladen por el complejo.

Los organizadores situarán pasillos de ida y vuelta en las 12 hectáreas del recinto, donde la mascarilla será obligatoria, mientras que en las gradas será recomendable.

"Los diferentes espacios se adaptarán a las consignas sanitarias para permitir el respeto de las normas de distancia", indicó la FFT, que señaló que se intensificará la limpieza y desinfección de las diferentes zonas y se instalarán distribuidores de gel hidroalcóhólico para la higiene de manos.

Con estas medidas, la organización pretende "conciliar la emoción compartida del mejor torneo del mundo sobre tierra batida y el respeto estricto de la responsabilidad de las reglas de protección sanitaria". 

Los jugadores y sus equipos técnicos también serán sometidos a un protocolo sanitario específico que será comunicado después.

Las finales de fútbol de la Copa de Francia y la Copa de la Liga de Francia también serán con hinchas.