Todo se transforma por estos días. Las salas de escape, juegos que conquistaron al público local con sucursales que proliferaron en toda la ciudad, están pasando al modo virtual con la llegada de las cuarentenas. Con ese formato, son cada vez más elegidos por las corporaciones como dinámica de team building en épocas de teletrabajo.

Esta industria de entretenimiento en expansión, aceleró su reinvención en muchos países. La compañía estadounidense Puzzle Break, por ejemplo, creó un escape room virtual que reta al usuario y sus amigos o compañeros de trabajo a resolver un desafío a través de Zoom. Los participantes se unen al escape room virtual mediante videollamada y cuentan con 90 minutos para resolver todas las pistas del rompecabezas.

En Argentina también buscaron formas de reconvertirse y son herramientas aprovechadas en el ámbito corporativo. Las tradicionales se tratan de un juego de aventura físico y mental donde hay que resolver acertijos y enigmas con el fin de "escapar" antes de que el tiempo finalice. Por lo general, se juega en grupo, las soluciones pueden ser más de una y existe una historia de trasfondo. Con su paso al mundo virtual, algunos elementos cambian. Se pueden imprimir materiales a través de una plataforma y un coordinador virtual guía el juego. Así lo explica Danil Tchapovski de la marca Juegos Mentales, precursor en el rubro que trajo la modalidad a Argentina. "En tiempos de cuarentena, hay distintas formas divertidas de rehuirle al encierro. Una de ellas es la sala de escape online, fenómeno de crecimiento mundial", dice a Bae Negocios y agrega:  "Empresas de primer nivel están adaptando fuertemente las nuevas herramientas de juegos de escape online, justamente para fortalecer el trabajo en equipo, a distancia". 

La propuesta se repite en otros proveedores. "Estamos trabajando con empresas que tuvieron que transformar la opción de kick off de proyectos y lanzamientos de año a eventos virtuales. Son actividades cortas, que no superan los 30 minutos en la que se les presenta distintos acertijos a través de una pantalla. En esta modalidad, las empresas tienen la posibilidad de elegir temática, presencia de su marca y lo que ellos deseen en el desarrollo de la aventura", indica Adrian Estoup, fundador de Escape Buenos Aires. Comenta además que algunos particulares los contactaron para ofrecer la opción de fiestas de cumpleaños durante la cuarentena. Arman una aventura coordinada por un game master que guía a los jugadores, vía Zoom o alguna otra plataforma.

"Empresas de RRHH también están utilizando esta modalidad como una opción de team building y también de selección de personal ya que enfrentan a un grupo a un problema completamente fuera de su área de confort. Es en estos ámbitos en donde creatividad, coordinación y liderazgo salen a la luz", destacó. 

Más notas de

Paula Boente

Turismo de Bienestar: poner mente, cuerpo y emociones en equilibrio

Turismo de Bienestar: poner mente, cuerpo y emociones en equilibrio

"Maradona: Sueño Bendito", biopic del chico de Villa Fiorito que conquistó el mundo

"Sueño bendito", biopic del chico de Fiorito que conquistó el mundo

Viajes de egresados en modo post pandemia

Viajes de egresados en modo post pandemia

Cinco razones para ver Succession, una de las series más esperadas

Cinco razones para ver Succession, una de las series más esperadas

Día del asado: tradición, variantes y trucos de parrillero

Día del asado: tradición, variantes y trucos de parrillero

Nueva ventana al mundo para la gastronomía local

Nueva ventana al mundo para la gastronomía local

Día del café: ventas en alza y más consumo hogareño

Día del café: ventas en alza y más consumo hogareño

Un mes de fiesta para la lectura: ferias y festivales en modo híbrido

Un mes de fiesta para la lectura: ferias y festivales en modo híbrido

El caso Hartung: policial nórdico del creador de "The Killing"

El caso Hartung: policial nórdico del creador de "The Killing"

En el camino por los paisajes argentinos: senderismo y trekking

En el camino por los paisajes argentinos: senderismo y trekking