Hasta el sábado 31 de julio se celebra en Argentina la tercera edición de la "semana de la no dulzura", una campaña de bien público  impulsada por nutricionistas, cocineros y otras instituciones con el propósito de generar conciencia sobre la importancia de moderar el consumo de azúcar y promover una mejor educación alimentaria para prevenir enfermedades. Una iniciativa surgió en 2019 que promueve una alimentación saludable y la compra en dietéticas y verdulerías. 

La campaña de este año tiene como lema "¡Azúcar oculto, al frente!", con el fin de apoyar la implementación de la Ley de Etiquetado Frontal de Alimentos la cual busca proteger y garantizar el derecho a la salud y a la información. Esta ley obtuvo en 2020 media sanción en el Senado y el último 13 de julio obtuvo dictamen en Diputados.

Según estudios recientes en Argentina, consumimos 114 gramos de azúcar diarios por habitante, el triple de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud que va entre los 25 y 50 gramos. Este exceso contribuye al crecimiento de la obesidad y las enfermedades crónicas no transmisibles (como diabetes y cáncer), que son la primera causa de muerte en el país.

Más de la mitad de los productos que hoy están en góndolas contienen azúcar, la cual está presente en productos impensados como por ejemplo pastas de dientes, pan de molde, salsas, aderezos, pizzas congeladas, entre otros. Asimismo, este ingrediente está en mayores proporciones a las que pensamos e identificada muchas veces con nombres o siglas de difícil reconocimiento (como jarabe de maíz o JMAF, fructosa, sacarosa). 

Por eso, la #semanadelaNOdulzura apoya en 2021 la iniciativa del sistema gráfico de advertencias (octógonos negros) que busca visibilizar ingredientes críticos que en exceso resultan nocivos para la salud y le permiten al consumidor tomar decisiones de compra mejor informadas. La Lic. en Nutrición Antonella Robledo Irigoyen, una de las impulsoras de la "Semana De la No Dulzura", sostiene que la Ley de Etiquetado Frontal  "está basada en los mejores estándares de salud pública y en evidencia científica libre de conflicto de interés."

Narda Lepes, cocinera argentina y embajadora de la cocina saludable, que también se suma a la iniciativa, llama también a moderar el consumo: "El azúcar oculto nos va atrofiando el paladar hasta que ya no podemos sentir y disfrutar el dulzor natural de una fruta. Tenemos que bajar nuestro consumo de azúcar, la que vemos y la que no vemos. Y sobre todo los niños no deberían consumir jarabe de maíz de alta fructosa, que es el peor tipo de azúcar".

Con el nombre de "semana de la no dulzura" se encuentra disponible un filtro de Instagram para detectar distintos nombres del azúcar oculto en alimentos.

noticias relacionadas