El servicio del tren Roca retomó la normalidad luego de que los trabajadores dejen sin efecto la medida de fuerza dispuesta esta mañana, tras el ataque a un guarda. Según el gremio que los agrupa, durante esta semana ya hubo tres ataques contra empleados de esta línea de transporte, lo que ya había generado un paro el lunes.

Un guarda llamado Marcelo Varas fue agredido a las 8:50 de este jueves en la estación Temperley, por lo que el personal guarda tren, agremiado en la Unión Ferroviaria (UF), decidió iniciar una medida de fuerza formal desde las 12 del mediodía. Sin embargo, la retención de tareas se dejó sin efecto luego de una reunión con las autoridades de la línea Roca.

Ante lo que fue el "tercer ataque contra trabajadores en lo que va de la semana", la Unión Ferroviaria reclamó a Trenes Argentinos que disponga de personal de seguridad y monitoreo "en aquellas estaciones que presentan mayores problemas para así contribuir a la prevención de los mismos y de los Usuarios".

"Luego de intensas reuniones, se pudo acordar que la empresa garantizará en las formaciones la presencia de personal Policial en los trayectos a la Estación Bosques en todos sus diagramas, que se suman a los ya establecidos", indicó el sindicato, que continuará manteniendo reuniones con las autoridades.

Por esto, "se deja sin efecto la retención de tareas dispuesta y por consiguiente, los
servicios comenzarán a retomar su funcionamiento con normalidad", informaron en un comunicado.

Además del guarda Marcelo Varas, "ayer fue agredido el compañero Saucedo de Control de Evasión en estación Ranelagh, y el día domingo los compañeros maquinistas Maximiliano Cánepa y Nahuel Serrano" en la estación Bosques, además de otros trabajadores auxiliares, indicó la UF.

Servicio interrumpido

Ataque a un guarda

Luego del ataque, los trabajadores decidieron una hora después realizar una interrupción total del servicio durante unos quince minutos y luego reanudó las operaciones con demoras y cancelaciones.

Sin embargo, a las 10.30, se decidió realizar una nueva suspensión total del servicio en todos los ramales a partir de que los guardas de las distintas estaciones se plegaron a la decisión inicial de sus compañeros de la terminal de Constitución. Luego, confirmó la medida de fuerza formal desde el mediodía, que ya fue suspendida.

Esta semana el gremio La Fraternidad de esa línea ferroviaria había realizado un paro tras la agresión que sufrieron dos maquinistas, luego que el tren que conducían arrollara y matara un niño en la localidad de Bosques, en el partido bonaerense de Florencio Varela.

La línea Roca opera desde la estación Plaza Constitución hasta la ciudad de La Plata; otro ramal llega a Ezeiza con extensión a Cañuelas y el tercero llega hasta Glew y Alejandro Korn, en el sur del conurbano bonaerense.

Paro de tren

El lunes pasado el servicio del ferrocarril Roca también quedó paralizado por una medida de fuerza gremial dispuesta por 24 horas tras la agresión a un maquinista durante el domingo, luego de que una formación arrollara a un niño de 4 años a la altura de la localidad de Bosques, en Florencio Varela.

La protesta de La Fraternidad, sindicato que nuclea a los conductores de tren, afectó los servicios urbanos y de larga distancia, según informó Trenes Argentinos a la agencia Télam. En tanto, el sindicato Unión Ferroviaria (UF) repudió "las agresiones recibidas por los compañeros Maximiliano Cánepa y Nahuel Serrano, de la formación de la línea Roca".

La Fraternidad dispuso el paro luego de que un grupo de personas agrediera a golpes a los trabajadores. El hecho ocurrió cerca de las 14 del domingo en Bosques, cuando "el niño cruzó intempestivamente las vías y el conductor no puede reaccionar", según fuentes de la empresa ferroviaria.