Una noticia devastadora llegó a los oídos de Nick y Kira, padres de Alexandros Hurdakis. Cuando tenía menos de un año, los médicos le diagnosticaron un cáncer cerebral y durante cuatro años el niño se enfrentó a múltiples tratamientos para sobrellevar la enfermedad.

Sin embargo, los especialistas informaron el peor de los diagnósticos. Los tratamientos que lo mantuvieron con vida durante los últimos cuatro años estaban fallando y notificaron que Alex solo le quedaban días o semanas de vida. "Es la persona más fuerte que he conocido", dijo el padre de Alexandros, luego de conocerse el diagnóstico final.

En una situación de este estilo, miles de pensamientos recaen en la mente. Nick y Kira deseaban que los últimos días de Alex fueran lo más significativo posible. Es por eso que le preguntaron que deseaba experimentar. Él contestó Halloween, sabiendo que el 31 de octubre dicho festejo se celebra en todo el mundo. Aunque, en específico, Alex quería ver monstruos

Alex Hurdakis

¿Cuál es el motivo de ese deseo? Una historia del Washington Post reveló que, cuando Alex era pequeño, había ido a una casa embrujada en las Cataratas del Niágara y deseaba desesperadamente regresar. Los médicos pusieron palos en la rueda: no querían que viaje y enfatizaron en la idea de que permanezca en su casa junto a su familia.

La recomendación médica puso en stand by el plan de la familia Hurdakis, hasta que Paula Tzouanakis Anderson, amiga cercana de los padres de Alex, modifcó la estrategia. Había que traer Halloween a Ontario, lugar de residencia de los Hurdakis. "Kira me mencionó que Alex quería ver monstruos. Mientras conducía a casa, dije: 'Tenemos que recrear algún tipo de Halloween para él'", explicó.

El plan de Paula: construir una casa embrujada para Alex

Paula no tuvo mejor idea que construir una casa embrujada en el patio trasero de Alex con la ayuda de su familia, incluidos sus dos hijos, de 6 y 8 años. Para dar a conocer la magnitud del hecho, publicó en Facebook una solicitud para que vecinos se presentaran disfrazados. "Tengo una solicitud/súplica urgente. ¡Necesitamos voluntarios para ayudar a que esta noche sea espectacular para Alexandros, personas dispuestas a disfrazarse y caminar por la calle para él, decorar sus autos y conducir durante el desfile! ¡Esto es extremadamente sensible al tiempo!", escribió.

El posteo acaparó la atención de miles de personas, incluso de extraños. "Mi bandeja de entrada explotó", marcó Tzouanakis Anderson. "La gente solo preguntaba cómo podían ayudar y ofrecían sus exhibiciones de Halloween", describió. Al ver el interés de la comunidad en ayudar en la celebración de Alexandros Hurdakis, Paula creó un evento en la red social y más de 500 personas respondieron. Además, propusieron no solo diseñar una casa embrujada, "vamos a hacer un desfile".

Ayuda de la comunidad en Facebook

Estoy disponible para decorar casas. Estoy buscando telarañas y calabazas en este momento", comentó una persona en la publicación. “¿Podemos traer calabazas talladas y ponerlas en la calle?", señaló otra. "No vivimos en el área, pero podemos venir y usar disfraces", afirmaron.

Por otro lado, Tzouanakis Anderson se puso en contacto con funcionarios locales y bloquear la carretera principal. La fecha del evento fue el 14 de septiembre y Paula esperaba que asistieran 300 personas como máximo. A medida que pasaba la noche "probablemente aparecieron cerca de 1.000 personas".

Halloween en Ontario, Canadá

Miles de mascotas desfilaron por las calles, vestidos con disfraces espeluznantes. También había zombis, brujas, monstruos y esqueletos. Todo estaba decorado con adornos y también hicieron acto de presencia policías locales y bomberos en camiones. “Fue simplemente increíble", remarcó Tzouanakis Anderson.

La emoción de la familia de Alex

Para Nick Hurdakis, "fue sorprendente e increíble" y aseguró que “nunca esperábamos algo así, fue hermoso". Alex vivió una noche emocionante, de aquellas que quedarán guardadas en la retina de su mente. "Estaba muy feliz, le encantó", dijo su padre.

"Había personas que perdieron a sus hijos, personas que estaban pasando por cáncer que conocimos", explicó Hurdakis, asegurando que él y su esposa trataron de mantener a Alex cómodo. "No te hace sentir mejor, pero al menos sabes que no estás solo", aclaró.

Sin embargo, la presencia de más de 1.000 personas no solo llenó de emoción a Nick y Kira Hurdakis, sino también a Paula. "Abracé a tantos extraños, a tanta gente que entendió y se vio afectada por el cáncer. Fue algo que es muy difícil de poner en palabras", dijo.

Nick y Alex, juntos en la fiesta de Halloween