Hay tres vacunas que circulan actualmente en Argentina. La Sputnik V tiene una eficacia del 91,6% luego de las dos dosis, la de AstraZeneca-Oxford tiene una eficacia del 63% con la primera dosis (aunque puede ampliarse considerablemente con la segunda) y la de Sinopharm del 79% con dos dosis.

¿Qué significan exactamente estos porcentajes? ¿A los que quedan fuera la vacuna les es inocua? ¿Es posible anticipar a quiénes les será eficaz y a quiénes no?

Cuatro expertos consultados por BAE Negocios, Eduardo López, Gabriela Piovano, Pablo Bonvehi y Ernesto Resnik, respondieron a estas y otras preguntas.

¿Cómo se mide la eficacia de las vacunas?

Aunque probablemente el lector informado ya lo conozca, no está de más recordar este proceso. Básicamente, el porcentaje de eficacia se obtiene comparando, en los ensayos clínicos de fase III, la cantidad de personas infectadas entre los que fueron inoculados con la vacuna con la cantidad de personas infectadas entre los que recibieron el placebo (o grupo control).

Por ejemplo, según los resultados de los ensayos en fase III de la vacuna rusa Sputnik V publicados en The Lancet, el 91,6% de eficacia se obtiene de contrastar los 16 casos positivos de covid-19 que hubo entre las 14.964 personas que recibieron la vacuna con los 62 casos positivos de covid-19 que hubo entre las 4.902 personas que recibieron el placebo.

La fórmula matemática es mínimamente más compleja. Primero, se debe dividir por un lado el número de vacunados que tuvieron covid (a) por el número de vacunados que no tuvieron covid (b), y por otro el número de personas con covid entre quienes recibieron el placebo (c) por el número de personas sin covid entre quienes recibieron el placebo (d). Luego, se dividen entre sí ambos cocientes obtenidos para llegar al OR (odds ratio, o tasa diferencial entre la frecuencia con la que se presenta un fenómeno en relación con el otro).

Para llegar finalmente al porcentaje de eficacia, se debe restar el OR a 1 y multiplicarlo por 100.

La fórmula usada para calcular la eficacia de la Sputnik V, tal como figura en los resultados publicados en The Lancet

¿Qué pasa con quienes quedan fuera del porcentaje de eficacia?

La Sputnik V se promociona con una eficacia del 91,6%. ¿Eso quiere decir que al 8,4% restante la vacuna le es inocua y que haberla recibido es lo mismo que nada? En verdad no.

“El porcentaje de eficacia implica que esa proporción de personas no se van a infectar, y que las restantes van a tener la infección -explica Gabriela Piovano, infectóloga del Hospital Muñiz-, pero lo que se demostró, al menos con la Sputnik V, es que ninguno de los que la recibió hizo una evolución grave de la enfermedad, que es lo que querés evitar”.

En este sentido, Eduardo López, presidente de la Sociedad Argentina de Infectología Pediátrica y asesor del Gobierno, infiere que hay más de una manera de medir la eficacia de las vacunas: “Otra manera de medir la eficacia es según cuántos cuadros graves previene. Si una vacuna tiene un 60% de eficacia para todas las formas de covid-19, pero 100% de eficacia para cuadros graves, también es importante, porque no es lo mismo tener una gripe que estar hospitalizado en terapia intensiva”.

De hecho, todas las vacunas contra el coronavirus, tengan un 90% de eficacia o menos, previenen en casi un 100% un cuadro severo de la enfermedad, señala Ernesto Resnik, biólogo molecular que trabaja en el desarrollo de anticuerpos contra el covid-19. “La vacuna puede lograr que no te infectes, o que si te infectás tu sistema inmune venza rápidamente al virus, o que no lo venza pero igual brinde cierta protección”, grafica.

¿Los vacunados son vectores de contagio?

Este es uno de los puntos que no están del todo claros, afirman los expertos, aunque también aclaran que hay que diferenciar entre quienes entran en el porcentaje de eficacia y quienes no.

Suponiendo una vacuna con una eficacia del 90%, “ese 10% restante que tiene la enfermedad muy probablemente la pueda transmitir”, subraya Pablo Bonvehi, jefe de infectología de CEMIC. En cambio, agrega, “los estudios no son concluyentes acerca de si ese 90% que no tiene la enfermedad puede transitarla de forma asintomática sin reconocérselo en el estudio y por lo tanto transmitirla. Hay que ser muy cautelosos al respecto”.

Resnik coincide en que “no sabemos a ciencia cierta si los vacunados siguen siendo vectores de contagio”, aunque tiene una perspectiva optimista: “En principio, si una vacuna elimina el virus produciendo inmunidad, lo más seguro es que eventualmente tengas poca carga viral aun si el virus te entró, de tal modo que con menos carga viral, menos contagioso. La expectativa de toda vacuna es que no solo te protegés a vos mismo sino que también protegés al resto.”

 

¿Por qué sube el porcentaje de eficacia con la segunda dosis?

¿El porcentaje de eficacia aumenta con la segunda dosis porque a algunas personas la primera dosis no les hace efecto y la segunda sí? No, no es así como funciona. “El sistema inmune empieza a desarrollar inmunidad ya con la primera dosis, siempre”, afirma Resnik.

En términos conceptuales, “la eficacia aumenta con la segunda dosis porque al hacer un estímulo pequeño y en corto tiempo (con la primera dosis), el sistema inmunológico reacciona pero no perdura en el tiempo, y para eso hay que reforzarlo”, narra Piovano.

En términos técnicos, explica López, “con la segunda dosis aumenta la eficacia porque los títulos de anticuerpos neutralizantes aumentan mucho, lo que permite inferir que al tener mayores títulos que además persisten más tiempo, la protección es mejor”.

Resnik agrega que la segunda dosis se difiere en el tiempo para “hacerle recordar al sistema inmune que este peligro todavía no se fue y que de ese modo refuerce la inmunidad de memoria, que es la parte esencial de la vacuna”, a partir de células de memoria que el propio sistema inmune guarda para saber cómo enfrentar el virus.

Al respecto, Bonvehi señala que “en esta enfermedad, todavía no sabemos cuántos anticuerpos tiene que tener una persona para ser inmune, así que en teoría cuantos más anticuerpos tenga mejor”.

Por lo tanto, al tener más anticuerpos con una segunda dosis, se logra que menos personas se infecten con la enfermedad.

¿Hay alguna condición de las personas que permita anticipar si estarán dentro del porcentaje de eficacia o no?

No, salvo por algunos grupos en los que lógicamente el porcentaje de eficacia es menor.

“Es posible que las vacunas sean un poco menos eficaces en las personas de mayor edad y en las personas inmunodeprimidas, aunque eso no quiere decir que los inmunodeprimidos no se vacunen”, sostiene Bonvehi. “Para el resto de las personas no se puede anticipar si hay alguna característica que diga si va a estar en ese aproximadamente 90% de eficacia o no”, agrega.

“En general no hay modo de saber quién y cómo va a responder a la vacuna”, coincide Resnik, quien, al igual que Bonvehi, afirma que “las vacunas funcionan un poco menos en la gente mayor por el mismo motivo que estos se enferman más con el virus, que es que tienen su sistema inmune relativamente disminuido”.

Más notas de

Javier Slucki

Afirman que se está moderando el crecimiento de la segunda ola

La circulación se prohibió en el AMBA entre las 20 y las 6 de la mañana con el objetivo de bajar la curva de casos

Argentina es uno de los cinco países del mundo que produce la Sputnik V

Argentina también fue el primer país de América latina en aprobar el uso de la Sputnik V, en diciembre pasado

La vacuna de AstraZeneca y los casos de trombosis: ¿Qué debería hacer Argentina?

En Europa se registraron 18 víctimas fatales de trombosis entre 25 millones de inoculados con la vacuna de AstraZeneca

Segunda ola: Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta se reunirán el sábado

La relación política entre Fernández y Larreta se resintió tras el conflicto por los fondos de coparticipación

¿Qué pasará con el turismo interno luego de Semana Santa?

El turismo interno fue habilitado, con protocolos, junto con el paso del aislamiento al distanciamiento

Vacunas: ¿De qué hablamos cuando hablamos de eficacia?

Actualmente hay tres vacunas contra el coronavirus en Argentina: la Sputnik V, la de AstraZeneca y la de Sinopharm

Alberto Fernández: "Cuando quieren hacerme claudicar, yo pienso en San Martín"

Fernández llegó a Corrientes desde Misiones, en donde aterrizó de regreso a su viaje a México

Vacunatorio VIP: renunció Ginés González García y será reemplazado por Carla Vizzotti

Vizzotti conduco el proceso de compra de vacunas

La muerte de Menem y la disputa por su herencia política

Menem gobernó más años consecutivos que ningún otro presidente en la historia argentina

Vuelta a clases en CABA: cómo es el protocolo para el uso de transporte, punto por punto

El Ministerio de Transporte porteño anunció que alumnos, docentes y no docentes tendrán prioridad para usar el transporte público