Con el rebrote de coronavirus (Covid-19) que experimenta Brasil y las nuevas restricciones impuestas en la localidad de Búzios, en donde dieron 72 horas a los turistas para abandonar el lugar, el Gobierno argentino comenzó a estudiar la posibilidad de cerrar las fronteras con el país vecino, como ya lo hizo con Gran Bretaña por la nueva cepa "incontrolable" que afecta a la isla europea.

Y aunque la decisión del Gobierno todavía no se tomó, muchas personas que ya habían planeado veranear en Brasil comenzaron a replantearse sus vacaciones, se generaron cientos de llamados para consultar qué hacer en caso de haber adquirido paquetes turísticos en el país vecino

En el caso de las aerolíneas, donde la política de cambios y cancelaciones es más frecuente, la decisión que se tomó desde que comenzó la pandemia es dejar el pasaje abierto. “No se puede cambiar el destino, pero sí la fecha”, aseguran desde varias agencias de turismo.

De hecho, desde Argentina solo se puede volar a Brasil con Aerolíneas Argentinas, que ya ofrecía la posibilidad de realizar un cambio de fecha, sin penalidades ni diferencias tarifarias. "El único problema frente a esto es que si compraste el pasaje directo hay que ocuparse y es un dolor de cabeza la comunicación con la compañía aérea", señaló la agencia de viajes Servir a La Opinión Austral.

Muchos paquetes turísticos fueron puestos en duda

“Por ahora no hay nada definido. Ahora se está aplicando el PCR con 72 horas para Brasil. Se estará usando la misma lógica que para el resto de los vuelos, que es permitir que se cambie el boleto. Los pasajeros tienen ya un cambio permitido, así que se aplicará esa misma política comercial a los vuelos de Brasil; pero no tenemos información oficial de que el cierre de fronteras vaya a suceder”, informaron desde Aerolíneas Argentinas.

Ya en diciembre, la programación de Aerolíneas Argentinas a Brasil mostraba un incremento gradual de las frecuencias. Hasta el 14 de diciembre hubo 5 vuelos semanales a Río de Janeiro; actualmente tiene vuelos diarios y desde el 28 estaban previstos 9 vuelos semanales y quizá algún refuerzo aún no definido.

También hay vuelos diarios a San Pablo, que pasarán a 10 vuelos semanales la próxima semana. Hay además un vuelo semanal a Salvador (Bahía) y, a partir de enero, tienen programado un vuelo semanal a Florianópolis.  

Reservas en hoteles

En cuanto a hoteles y excursiones, la política es similar a la de las aerolíneas, aunque, en este caso, depende de cada establecimiento. Las agencias de viajes trabajan con políticas de cancelación, por lo que, en caso de que las fronteras cerraran, las operaciones se cancelan y se dan opciones de reprogramación o devolución del dinero al cliente.

Sin embargo, también puede suceder que el dinero no sea reembolsado. Por eso, desde marzo muchas compañías y establecimientos trabajaron con seguros de cancelación, de manera que pudieran preveer situaciones como el cierre de fronteras o el rebrote de casos de coronavirus.

Un dato no menor en este nuevo mundo del turismo es que las grandes agencias ya comenzaron a tener una oficina estable de reprogramaciones ante una situación que se volvió mucho más cotidiana. 

La ley del Turismo en Argentina y las diferencias con Brasil

Además, los turistas argentinos cuentan con una ayuda “extra” que es la puesta en marcha de la Ley de Turismo que prevé situaciones como consecuencia del Covid-19.

Los artículos 27, 28 y 29 de esa ley señalan que se pueden dar tres opciones en caso de imprevistos:

  1. Reprogramación de los servicios por 12 meses,
  2. Entrega de un voucher con hasta 12 meses de validez o, en caso de que ese voucher no se utilice en ese plazo,
  3. Reintegro del monto en 6 cuotas mensuales consecutivas, corriendo la primera a los 60 días de la solicitud si el voucher no se utiliza.

En el caso de que se hayan contratado servicios directamente en Brasil, corre la reprogramación. Sin embargo, según la ley brasileña, en caso de que se haya cobrado una comisión por un determinado servicio, no se devuelve, porque se considera servicio profesional y es parte de los honorarios.