Debido a la cuarentena establecida por el Gobierno para reducir la propagación del coronavirus, muchas víctimas de violencia de género se vieron obligadas a aislarse junto con sus agresores. Por esto, el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad (MMGyD) desarrolló una estrategia para que puedan denunciar y pedir ayuda sin alertar a los victimarios.

Se trata de una iniciativa conjunta con la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), apuntada a todas las mujeres y personas LGBTI+ que sean víctimas de violencia por razones de género. La idea es que puedan pedir ayuda sin necesidad de llamar al 144 ellas mismas, sino que lo hagan de forma encubierta, acudiendo a su farmacia de cercanía.

Desde el 1° de abril podrán acercarse a la farmacia a la que tengan acceso en su barrio o llamar a una por teléfono, y solicitar un barbijo rojo. De esta forma, el personal farmacéutico comprenderá el código y gestionará la comunicación con la Línea 144, que es el único dispositivo federal de asesoramiento y asistencia integral ante situaciones de violencia por motivos de género en todo el país.

Desde que comenzó la cuarentena el pasado 20 de marzo ya se produjeron seis femicidios, y se sumaron otros casos anteriores que fueron descubiertos en los últimos días, tal como el de Claudia Repetto, que estuvo desaparecida durante casi un mes y su cuerpo fue hallado hace dos días. En la mayoría de los casos, los asesinos eran pareja o ex pareja de la víctima.

Uno de los casos más resonantes es el de Cristina Iglesias y su hija Ada, que estuvieron varios días desaparecidas desde el 25 de marzo hasta que las encontraron muertas, enterradas en el patio de su casa este domingo. El único detenido es el novio de Cristina, Abel Romero, que fue la última persona en verlas, ya que ingresó al domicilio el día de la desaparición y lo vieron irse solo al día siguiente. La Policía encontró el DNI y las llaves de la víctima en una pieza que él alquilaba.

¿Cómo pedir ayuda por violencia de género a farmacias?

La persona que necesite pedir ayuda o hacer una denuncia por violencia de género durante la cuarentena deberá llamar o asistir a su farmacia de confianza y pedir un barbijo rojo. En ese momento, el personal farmacéutico responderá que aún no cuenta con ese producto, y le solicitará los datos de contacto. Con esa información se comunicará a la Línea 144 para que se aborde el caso.

Si el personal farmacéutico identifica una persona en situación de violencia a partir de signos físicos o psicológicos que den cuenta de esa situación y aunque la persona no solicite el barbijo rojo, desde el comercio se comunicarán directamente con la Línea 144 para asesorarse respecto a cómo actuar en caso de que la persona en situación de violencia por motivos de género regrese al comercio.

Además, se distribuirá en las farmacias de todo el país folletería para dar cuenta de los distintos dispositivos habilitados para comunicarse con el 144 en caso de necesitar asistencia.

Dado que las farmacias están categorizadas como “servicio esencial” durante la cuarentena, son unos de los pocos rubros que permanecerán abiertos y en funcionamiento durante este período. A su vez, la Línea 144 fue declarado como “servicio indispensable” por el MMGyD y también se encuentra habilitada las 24 horas del día.

La propuesta surgió a raíz de la experiencia impulsada por la Secretaría de Igualdad de Géneros del gobierno de la Provincia de Río Negro, que llevó adelante la campaña “Barbijos rojos” junto a farmacéuticos de dicha provincia. Asimismo, durante el aislamiento en España también se lanzó la campaña “Mascarilla-19” para la asistencia a personas que atraviesan violencia por motivos de género.

En este contexto de emergencia sanitaria, el Ministerio de las Mujeres remarcó que "el aislamiento físico no debe traducirse en la ausencia de redes", sino que, por el contrario, instó "en estos momentos difíciles se intensifiquen los lazos comunitarios y solidarios".

"Es clave que además del Estado, toda la sociedad esté comprometida, desde todos los sectores, y se generen instancias de apoyo y redes de contención que vayan más allá del círculo íntimo de las personas y de los dispositivos estatales", destacó la cartera de género.

Las personas en situación de violencia de género pueden pedir ayuda por WhatsApp a través de los números 11-2771-6463, 11-2775-9047 y 11-2775-9048, y también a través de correo electrónico, a la dirección linea144@mingeneros.gob.ar.

También hay una aplicación gratuita para celulares, tanto para dispositivos Android como iPhone, a la que se puede acceder a través del siguiente link: https://www.argentina.gob.ar/aplicaciones/linea-144-atencion-mujeres.

La Línea 144 es gratuita y funciona los 365 días del año, durante las 24 horas. Llamando a ella se pueden abordar no sólo la violencia física, sino también la psicológica, obstétrica, económica, laboral, institucional, mediática, o política, entre otras. Los casos son atendidos por un equipo de profesionales de varias disciplinas para poder contener y ayudar a la víctima de todas las formas posibles.