Luego de cinco meses sin lluvias, en la madrugada de este jueves se registraron precipitaciones en la provincia de Córdoba, que logró contener varios focos de incendios en la zona noroeste del valle de Punilla, confirmó el ministerio de Seguridad. 

Si bien las precipitaciones no fueron abundantes, la caída de agua trajo alivio a toda la provincia, en una de las mayores sequías. Durante la mañana se registraron precipitaciones en los valles de Punilla, Calamuchita, Paravachasca, en los límites de Traslasierra, norte provincial y en localidades de varios departamentos. En la Capital cordobesa cayeron alrededor de 15 milímetros.  No obstante, pasado el mediodía, se reinició un foco en Ongamira. 

“Lo más concentrado fue sobre el centro de la provincia, con muy buenas precipitaciones”, recalcó el meteorólogo Mario Navarro a Cadena 3, resaltando la importancia de la lluvia tras muchos meses de una sequía intensa que ayudó en la propagación de los incendios.

En la tarde de este miércoles había comenzado a gestarse una fuerte tormenta eléctrica en la zona noroeste del valle de Punilla, con la caída de cuatro rayos en el cordón serrano de Capilla del Monte, lo que ocasionó varios focos de incendios en la seca vegetación, que se extendieron hacia los alrededores. Sin embargo, la lluvia junto con el trabajo de los bomberos lograron la contención del fuego. 

"Por suerte empezó a llover en toda la región y podemos decir que esos focos están contenidos hasta que con las primeras luces del día una dotación llegue hasta los sitios afectados y podamos confirmar la extinción total”, explicó el director General de Defensa Civil, Diego Concha.

“No obstante, creemos que la cantidad de agua caída fue suficiente para poder extinguir definitivamente los focos”, agregó.

El funcionario añadió que durante la jornada de hoy se realizarán recorridos por las distintas regiones para constatar y asegurar que todos los incendios estén contenidos y extinguidos.

En esta línea, el ministerio de Seguridad de Córdoba explicó en redes sociales: "La lluvia caída durante la madrugada contuvo los incendios que en la tarde de ayer habían sido provocados por rayos, cuando una tormenta provocó descargas eléctricas".

De acuerdo a los datos preliminares oficiales, alrededor de 300.000 hectáreas de pastizales y montes nativos fueron alcanzadas por los incendios que desde junio se registraban en la provincia de Córdoba.

El martes, habían sido contenidos todos los incendios que estaban activos en la provincia de Córdoba. "Fue gracias al trabajo 438 bomberos, 9 aviones hidrantes, el avión vigía y el helicóptero de la provincia. Hace 21 días que venimos haciendo el esfuerzo. Hubo mucho trabajo y mucho sacrificio de mucha gente".

La sequía aumentó los incendios

Al ser consultado sobre si los focos fueron en su mayoría intencionales, el funcionario confirmó esa presunción y explicó que muchos se iniciaban alrededor de las 3 de la madrugada.

"Alguien que quiere quemar restos de poda o residuos no lo hace a esa hora. Eso es intencional. Los focos fueron prendidos en esos horarios. El lugar es complicado, donde hay mucho pastizal y monte nativo. Estos incendios han sido intencionales y no tengo ninguna duda", afirmó.

Pronóstico del tiempo para la semana

Según adelantó, se esperan más lluvias para la próxima semana, puntualmente entre lunes y jueves, gracias a un sistema de baja presión en toda la provincia de Córdoba.

“El miércoles avanzará un frente frío y este motivará tormentas y chaparrones de variada intensidad, abundante caída de agua –en breve periodo–, como lluvias, lloviznas y chaparrones”, Navarro.

Incluso, señaló que las precipitaciones en toda la provincia podrían promediar entre 23, 45 y hasta 65 mm, principalmente en la cuenca media y alta de las sierras.