El excombatiente de la guerra de Malvinas Nilo Navas y los otros cuatro tripulantes del velero "Galileo" cumplieron la primera parte de su travesía por los mares del sur al arribar "en perfecto estado" a la Isla Decepción de la Antártida Argentina, confirmaron ayer los propios expedicionarios en dialogo con Télam.

Tras haber zarpado desde la ciudad de Ushuaia el 6 de enero, la embarcación liderada por el sobreviviente del hundimiento del Crucero General Belgrano atravesó el peligroso Pasaje de Drake navegando a vela la mayor parte del trayecto de 1.200 kilómetros.

Una vez en territorio antártico, el velero ingresó en el Mar de la Flota y ancló frente a la Isla Decepción, como primer destino de un periplo que incluye numerosas bases antárticas argentinas y extranjeras, entre ellas la Base Esperanza donde funciona la escuela argentina "Presidente Raúl Alfonsín", considerada la más austral del país.

"Cruzamos el Drake aprovechando una muy buena ventana meteorológica. Tuvimos un solo día de vientos fuertes pero normales para estas latitudes, con olas de dos metros. Se podría decir que fue un cruce muy tranquilo", resumió Navas en diálogo con Télam.

El ex combatiente contó que el momento "más emotivo" del viaje fue superar el Cabo de Hornos, y dejar atrás el final del continente americano.

"Estamos muy contentos. Hace mucho frío pero todavía no nos hemos encontrado con hielos flotantes, que eran uno de los motivos de preocupación. Estamos bien y felices", agregó el contramaestre Mario Monserrat, otro de los miembros de la tripulación junto con el capitán Andrés Antonini, el piloto Damián Galera y el patrón navegante Matías Míguez.

El Galileo continuará viaje en las próximas horas con la idea de visitar otras bases antárticas y la misión de "seguir dejando un mensaje de reafirmación de la soberanía en todo su territorio bicontinental".