Los propietarios de viviendas son el grupo más afectado por las intoxicaciones por monóxido de carbono. Pero dado el aislamiento obligatorio que lleva la sociedad por el Covid-19, también aquellos locales comerciales que están reabriendo pueden sufrir desperfectos en sus dispositivos a gas.

La causa puede ser una instalación inapropiada del dispositivo, un mantenimiento deficiente, su uso inadecuado o fallas de los aparatos.

En ese contexto, la distribuidora de gas Naturgy aconseja, entre otras cosas, apagar el aparato sospechoso y abrir la ventana para ventilar el área; hacer revisar los artefactos por un profesional matriculado; verificar el cierre correcto de las canillas de agua caliente, especialmente durante la noche, para evitar el funcionamiento continuo de calefones y termotanques y mantener las salidas de aire y chimeneas libres de desechos.