Las personas privadas de libertad que están alojadas en los centros penitenciarios federales de Argentina vieron empeorar su situación con motivo de la pandemia de covid-19, refleja el informe anual de la Procuración Penitenciaria de la Nación (PPN) elaborado con datos de 2020.

"El impacto de la emergencia sanitaria al interior de las unidades fue muy significativo en diferentes sentidos, y agravó las condiciones de detención y las violaciones de derechos humanos en el encierro", destaca el informe​​​.

A este respecto, el procurador penitenciario, Francisco Mugnolo, destacó en una entrevista con Sputnik que las condiciones de detención mejoraron a partir de mediados de este 2021 con un plan de salud integral presentado por la subsecretaria María Laura Garrigós, interventora del Servicio Penitenciario Federal.

"La privación de la libertad no estuvo exenta de las dificultades de sostenimiento del sistema, pero hubo una conciencia, en general, de poner mucho cuidado en otras cuestiones referidas a la salud que no son estrictamente las prácticas violatorias del servicio penitenciario", planteó Mugnolo.

El Plan Estratégico de Salud Integral en el Servicio Penitenciario Federal 2021-2023 lanzado el 1 de julio involucra al Ministerio de Salud para que el organismo supervise la atención sanitaria de las cárceles federales.

"Por fin hay un plan y una pauta de salud que hacen que la salud pública sea llevada a los esquemas de la salud de encierro" añadió el procurador.

Fuente: Sputnik



 

Coronavirus hoy en el mundo: toda la información

 

Coronavirus en la Argentina: Toda la información sobre la pandemia en todo el país

 

Vacuna coronavirus: los avances en la carrera por combatir el covid-19