¿Qué tanto sabemos de nuestros allegados en estos tiempos dominados por las redes sociales y la superficialidad? Somos seres diferentes ya sea que alguien nos busque en Facebook, Instagram, Linkedin o Twitter. Distintas fotos, gustos, intereses y hasta aspecto físico de lo que nuestra familia y amigos ven a diario.

Sabemos tanto de alguien antes de encontrarlo cara a cara que luego nos damos cuenta que es otra persona. Y el morbo, ese morbo tan siglo 21, es otro de los rasgos que dirigen la acción en “Clickbait”, un intenso thriller que Netflix estrenó esta semana.

Nick Brewer (Adrian Grenier - “Entourage”) es un padre y esposo ejemplar que un día, luego de discutir violentamente con su hermana hermana Pia (Zoe Kazan) durante el cumpleaños de su madre, desaparece sin dejar rastro.

Cuando el hombre no va a trabajar ni contesta el teléfono, comienzan las dudas. Enseguida todo empeora cuando aparece en internet un video de Nick gravemente golpeado y sosteniendo un cartel que dice: “Yo abuso de mujeres. A las cinco millones de visitas, moriré”. El contador con los clicks corre vertiginosamente al igual que los pensamientos de su hermana y de su esposa Sophia (Betty Gabriel - “Get out”).

Adrian Grenier, eje de un misterio.

Entonces comienza la carrera contra reloj pero sobre todo contra lo imposible: ¿cómo evitar que el video se viralice y la gente, por morbosa curiosidad, le de un click? La policía de Oakland se mueve rápido una vez que comprende que el hombre está secuestrado y corre peligro su vida, pero se encuentra con el gran problema de no poder “bajar” el video gracias a la astucia hacker de los perpetradores.

El actor australiano Phoenix Raei (“Stateless”) es el detective Roshan Amir, que mientras lidia con la discriminación en su trabajo se compromete personalmente en este caso y forja un vínculo con Pía.

Con el correr de los minutos los temores comienzan a mutar: ¿se trata de una amenaza o una confesión? Mientras se desarrolla la frenética búsqueda, la hermana de Nick comienza a atar cabos y descubre que había un costado de él que ella no conocía. La aparente calma de su cuñada la descoloca, y la prensa que se hace un festín con el asunto no colabora más que a aumentar los nervios.

Un papel clave cumple la comunidad de internet, que puede ser tan colaborativa como cruel e inhumana en estos casos. “Clickbait” tiene 8 episodios con buen ritmo, narrados desde los distintos puntos de vista de sus protagonistas pero sin tiempos muertos.

Más notas de

Analia Caballero

"You" y una tercera temporada que repite fórmulas pero sigue atrayendo

"You": ese placer culposo

Los secretos de "El juego del calamar", la serie surcoreana del momento

Por qué "El juego del calamar" es un fenómeno

"Días de Gallos", retrato de la generación que cambió paradigmas y ejerce la libertad

El Freestyle, una forma de vida en "Días de gallos"

"Post mortem: nadie muere en Skarnes", un toque de humor negro escandinavo

"Post mortem", el encanto del humor negro

“Clickbait”, cuando el crimen se viraliza

"Clickbait"; morbo y crimen viralizado

"Heels": un ex vikingo y un ex superhéroe ahora se trenzan en el ring

Una serie ideal para los amantes de la lucha libre

"El Reino": ambición y negocios sucios en nombre de Dios y la República

Fe, ambición y política: así es "El Reino"

"Cielo rojo sangre", un muy entretenido filme con terroristas y vampiros a bordo

Terroristas y vampiros a bordo

"Jolt" desaprovecha a una Kate Beckinsale enojada, recargada y eléctrica

"Jolt", un filme de acción que daba para más

"Raised by Wolves", una joyita de Ridley Scott para descubrir en HBO Max

Androides, filosofía y religión: Ridley Scott lo hizo de nuevo

noticias relacionadas