¿Quien no utilizó alguna vez el concepto de “escandinavo” como ideal social, económico y político? Especialmente en nuestros castigados países del sur, nos permitimos soñar con un PBI noruego o una calidad de vida sueca. No será consuelo pero al menos, en “Kieler Street” (“Kielergata”) vemos algo bastante diferente bajo la máscara de la amabilidad y el respeto, en un tranquilo un pueblo ubicado entre la frontera de Noruega y Suecia.

El canal Film&Arts da comienzo a los “Martes nórdicos” este martes 23 a las 22 -repite el domingo 28- con este original thriller basado en personajes que deconstruyen todo lo que uno puede esperar de una sociedad considerada la más equilibrada del mundo.

La calle Kieler se encuentra en la apacible Slusvik, una ciudad que según las estadísticas oficiales, es la más respetuosa de la ley en todos los países nórdicos. El mayor evento es el festival anual que se celebra cada verano y concentra la atención de sus habitantes, que se preparan especialmente para la ocasión.

Pero la verdad es muy diferente: el pueblo tiene la tasa más alta de delincuentes per cápita en Escandinavia. En el primer episodio se puede ver cómo Jonas, en pareja con una mujer que tiene una hija adolescente, dirime con simulada paciencia los asuntos domésticos. Alcóholico en recuperación, se esfuerza por complacer a su esposa, exageradamente estresada por la organización de la comida que reunirá a todos los vecinos, y contener a la joven con los problemas universales de todo centennial.

Las trivilidades del día comienzan a acumularse para el protagonista: se acabó el pan de salchichas en el pueblo, la mascota de la casa está enferma, su hijastra se trenza a golpes con una compañera de colegio y su jefe es un bully pasivo-agresivo. Pero lo que sacará de sus casillas a Jonas será una conversación con uno de sus vecinos, que le revelará un descubrimiento amenazador para su pueblerina y pacífica vida. Entonces, correrá la sangre.

Al mismo tiempo, Jonas se entera que todos sus conocidos tienen tanto o más que ocultar que él, lo que abrirá un juego siniestro: Slusvik en general, y la calle Kieler en particular, es el hogar de varias personas que, por diferentes razones, han cambiado su identidad sin estar en contacto con el gobierno. ¿Qué tan lejos estarán dispuestos a llegar para mantener sus nuevas vidas?

Más notas de

Analia Caballero

"Cielo rojo sangre", un muy entretenido filme con terroristas y vampiros a bordo

Terroristas y vampiros a bordo

"Jolt" desaprovecha a una Kate Beckinsale enojada, recargada y eléctrica

"Jolt", un filme de acción que daba para más

"Raised by Wolves", una joyita de Ridley Scott para descubrir en HBO Max

Androides, filosofía y religión: Ridley Scott lo hizo de nuevo

"La guerra del mañana": una dura pelea en el futuro contra aliens recargados

Chris Pratt contra los extraterrestres

"Fear Street", una trilogía efectiva que rinde homenaje al cine de terror

"Fear Street": brujas, maldiciones y nostalgia

“Startup”, la serie financiera y tecnológica que rescató Netflix ya es un éxito

Criptos, dark web y pandillas en una serie adictiva

"Sweet Tooth", la aventura de ser diferente en un mundo distópico y hostil

Esperanzadora, bella y a veces oscura: así es "Sweet Tooth"

"Ragnarok 2" revitaliza el mito de Thor y Loki en la Noruega moderna

Thor y Loki resurgen en la Escandinavia moderna

"¿Quién mató a Sara?" y una segunda temporada que no da respiro a los fans

"¿Quién mató a Sara?" redobla la apuesta

"El ejército de los muertos", la nueva y salvaje aventura de Zack Snyder

Cuando los zombis tomaron Las Vegas