En repetidas ocasiones, durante los últimos 4 años, hemos analizado la original relación entre el “organismo multilateral” y los dos últimos gobiernos que han transitado la conducción del Poder Ejecutivo, ya sean con visión neoliberal (la segunda mitad de la administración anterior), o como el actual oficialismo:  socialdemócrata.

En este marco, y para situarse en la génesis de la cuestión, viene al caso lo expresado en “El domo del FMI”(BAE Negocios 8/10/2018), cuando la gestión “Cambiemos” acuerda una adenda al Crédito Stand By oportunamente firmado: 

“…no se apunta a reconstruir e integrar el aparato productivo doméstico sino que, lo que verdaderamente se deduce, es lo insostenible de esa política económica y, ante el irremediable final, se pretende transformar (con un “domo invisible” que contenga las ondas expansivas del colapso de la economía nacional dentro de nuestras fronteras), la explosión en implosión” 

“…a su vez, el FMI cumplía con su rol de prestamista de última instancia, permitiendo que con el empréstito se reemplazara un acreedor (el sector privado) expuesto a la posibilidad de cesación de pagos, por otro (el ente multilateral) blindado a esta alternativa”.

Así, “entra el Fondo, salen los Fondos”, era la consigna en ese momento, “esgrimida y valorada”, tanto por la intelligentzia profesional que abrevaba en la anterior administración, como los que circundan la actual.

Ahora bien, tras dos largos años de negociaciones, parece que en “el crepúsculo”, estamos a la vera de la firma de un nuevo “Contrato de Mutuo”.

Por lo tanto, sus probables especificidades e implicancias, al interior de la sociedad, deben ser resaltadas para “iluminar” el debate en la “arena pública". Falta, claro está, el conocimiento de la “letra fina” y la aprobación de la Ley que habilite su firma.

 

Es… “un nuevo préstamo”

 

A pesar de los “dimes y diretes”, ampliamente difundidos, sobre drásticas posturas en el seno de la coalición gobernante, en derredor de la “improcedencia” y “cuasi ilegalidad” de la deuda contraída por la anterior administración, va de suyo que estamos hoy en presencia de un nuevo préstamo que, cancelando el anterior, torna abstractas las denuncias realizadas. Por medio del Decreto 239/2021 el Poder Ejecutivo, instruyó al Procurador del Tesoro, la presentación como querellante en la causa N° 3561/2019 sobre “Administración Fraudulenta y Defraudación contra la Administración Pública”

 Sus características identitarias (comunicadas por el FMI el 10/12/2021 y el Ministro de Economía el 28/01/2022) entre otras, son:

      

  • un compromiso de reducción del Déficit Fiscal Primario (DFP) y de su financiamiento por parte del Banco Central de la República Argentina (BCRA), tal cual se observa en el cuadro:

En la restricción citada (1% del PBI de emisión de Base Monetaria para financiar el DFP) o bien se incluyen las utilidades correspondientes al ejercicio del BCRA, o se acuerda que será una cifra “plus”. En cualquiera de los dos casos (se conocerá, con los detalles del acuerdo) no modifica el “núcleo duro” del análisis. 

  • Tasas de Interés positivas en términos reales, y
  • una meta de acumulación de reservas, como mínimo, de aproximadamente U$S15mM en el próximo trienio.

El estricto cumplimiento de lo ut supra señalado será validado, por misiones trimestrales de funcionarios del FMI, so pena de declarar “caído” el acuerdo de marras. Asimismo, es dable resaltar que los desembolsos del “nuevo” empréstito se utilizarán para cubrir las cuotas que vencen del “viejo” préstamo y, su excedente, deberá acumularse como “incremento de reservas”.

Resulta obvio (aunque no lo mencionan) que los intereses devengados, deberán honrarse con dólares “genuinamente” generados por la actividad económica.  

 Como oportunamente señalamos en “Del FMI viene lo que al FMI va”, partes I (BAE Negocios 27/12/2021) y II (10/01/2022), el consenso alcanzado es producto de “visiones económicas convergentes” por parte de los decisores gubernamentales y del ente multilateral.  Por lo tanto, como no podía ser de otra manera…

 

 

Un Modelo de País, “injusto”, subyace en “este” acuerdo  

  • Injusto en el… corto plazo

Como señalara el Ministro de Economía, ambas partes cedieron en la negociación.

Por un lado, el FMI aceptó la vigencia, en el próximo trienio, de un quantum de Déficit Fiscal Primario. Con ello, se le permitió al gobierno “relatar” que había vencido estoicamente “el ajuste” en las cuentas públicas. Pero, por el otro, el Poder Ejecutivo “entregó” la Política Monetaria para ser direccionada hacia una recesión (más profunda aún) en la economía doméstica.

Esto es así, ya que los elementos que expanden la Base Monetaria se verán (en un contexto, de aceleración inflacionaria, en los primeros meses del corriente año) minimizados y, por lo tanto, los saldos monetarios reales disminuirán sensiblemente. 

Cuando la inflación se acelera, el Banco Central de la República Argentina tiene dos alternativas: la convalida emitiendo Base Monetaria, de tal manera que la “cantidad” de dinero en el mercado alcance para realizar la misma cantidad de transacciones que en el periodo anterior, pero a un precio mayor. O no emite y entonces: o los precios bajan, o disminuye la cantidad de transacciones (recesión). Como en general, los precios son inflexibles a la baja (por el efecto “pobreza” que trae aparejado la valuación de los stocks), la intensa recesión es el elemento equilibrante buscado. 

En síntesis, sobre un aparato productivo que, todavía, no recuperó el nivel de actividad del 2019, se diseña una política monetaria decididamente contractiva, con lo cual en el último trimestre de este año las empresas, de acuerdo a su posicionamiento en la cadena de valor, se encontrarán en un sendero deflacionario (precios de los productos que se comercializan a la baja), para intentar mantener su porción de mercado en detrimento de la competencia.

En este marco la “masa salarial ampliada” (que incorpora los ingresos de los asalariados formales e informales, jubilados, pensionados, profesionales independientes, etc.), verán extremadamente resentido su poder adquisitivo, al disminuir la ocupación y la retribución promedio. 

  • Injusto en el… mediano plazo

Las tasas de interés al alza (mayores que la inflación esperada) perjudican los proyectos de inversión, limitando la expansión de la economía.

El deterioro del mercado interno (por lo ut supra explicitado) impacta sustantivamente en todas aquellas empresas (especialmente las manufactureras y las de servicios) que basan su ingreso en él.

Con un modelo decididamente anti industrial, la posibilidad de agotar la fuerza de trabajo (transitando hacia el “pleno empleo”) se ve temerariamente impedida, con la emergencia (de manera irreversible) de la pobreza e indigencia estructural.

  • Injusto en el… largo plazo:

Por que “consolida el futuro distópico” de estas tierras, definido con prístina claridad por S.S. Francisco (el 10/01/2022) en referencia a las Américas cuando señala: “las desigualdades profundas, las injusticias y la corrupción endémica, así como las diversas formas de pobreza e indigencia, que ofenden la dignidad de las personas, alimentan con su polarización, los conflictos sociales en el continente”.

Pero no está dicha la última palabra….

El Creador, tanto nos dio el “libre albedrío” individual, como el comunitario.  Precisamente, porque en él creemos, en “Hay que acordar… ¿Pero Cómo?” (BAE Negocios 13/12/2021) desarrollamos y propusimos una alternativa consistente a la problemática en cuestión, y con un solo interés: una Patria Grande con un Pueblo Feliz, sentando las bases de una vez y para siempre, de un Modelo de Desarrollo Económico Permanente y sustentable (MoDEPyS)con orientación a la producción.   

* Lic. Guillermo Moreno, Lic. Pablo Challú y Lic. Walter Romero  

Agradecemos la colaboración de Marcos Von Ifflinger.

 

 

 

 

Más notas de

Guillermo Moreno

La Política Monetaria: ¡¡Inconsistente!!

La Política Monetaria: ¡¡Inconsistente!!

La situación fiscal: ¡insostenible!

La situación fiscal: ¡insostenible!

Rentabilidad empresaria, subsidios y justicia social

Rentabilidad empresaria, subsidios y justicia social

Las excentricidades tributarias “não tem fim”

Las excentricidades tributarias “não tem fim”

Nuestro lugar en el mundo Parte II: el fracaso del neoliberalismo

Nuestro lugar en el mundo Parte II: el fracaso del neoliberalismo

"Nuestro lugar en el mundo”, Parte I: el fracaso de la socialdemocracia

"Nuestro lugar en el mundo”, Parte I: el fracaso de la socialdemocracia

Retenciones”, sobre "mitos" e "hitos" - Parte II

Retenciones”, sobre "mitos" e "hitos" - Parte II

"Retenciones", sobre "mitos" e "hitos"

"Retenciones", sobre "mitos" e "hitos"

En el mundo se discute... poder y negocios

En el mundo se discute... poder y negocios

Bases para un plan económico nacional (Parte II)

Bases para un plan económico nacional (Parte II)