Parece existir una tendencia al perfeccionamiento constante de la inteligencia  en el humano, medido a través del Coeficiente Intelectual (CI). Cambios sociales y culturales parecen impactar en la mejoría del  mismo. Mayores estímulos, mejor alimentación, familias más pequeñas, madres instruidas, aumento de actividad tecnológica, escolarización universal, mayor actividad física en niños, podrían ser las causas de la inteligencia. Los cambios culturales de la tecnología podrán constituir una constante que comienza desde los procesos más elementales como el manejo del fuego, las pinturas rupestres o la construcción de puntas de lanza bicéfalas hasta la revolución industrial y actualmente la revolución tecnológica- informática. Generando una acumulación cultural permanente y un impacto especialmente en el pensamiento abstracto, el manejo de los tiempos de reacción y las funciones ejecutivas de procesamiento.

Se plantea entonces que mejora la performance de inteligencia en forma sistemática  de generación en generación. Todos los factores ambientales y sociales actuarían sobre las condiciones genéticas de base, constituyendo  el sustento  epigenético que es la expresión de los genes a través de cambios proteicos

Si bien se pensaba que esta información se agotaba en cada generación, existen algunas evidencias que muestran una transmisión que pasaría de generación en generación. A partir de cambios conformacionales de los reguladores de genes, entre ellos la metilación de los mismos que controlan su expresión. Cabe aclarar que la mayoría del genoma no se encuentra expresados, la metilación (posiblemente heredable)  controlar su expresión.

Dedos meñiques pie más pequeño, aumento de estatura, o incremento de la incidencia de  esquizofrenia y de diabetes tipo 2 en la cuarta generación de víctimas de hambrunas e injurias hablan de posibilidades estructurales que persisten en la descendencia.

El investigador James Flynn  en su libro “Are we getting smarter?” plantea que actualmente se está incrementando el coeficiente de inteligencia medio. Se crea así El efecto Flynn que describe un incremento de 0.3 puntos del coeficiente intelectual año a año en las mediciones a través del Test de Weschler .Estos datos fueron confirmados por  Joe Rogers de la Universidad de Oklahoma que describe la misma observación con mejoría cogntiva anual en un estudio de 13.000 estudiantes.

No para de crecer 

Los investigadores Jonathan Wai y Martha Putallaz de la Universidad de Duke realizaron un esudio gigante de 1,7 millones de estudiantes presentando una curva de crecimiento de inteligencia durante 20 años y observador que el CI no para de crecer.  Por lo tanto en una generación la puntuación de este test aumenta en 10 puntos a expensas de la abstracción y la velocidad de funcionamiento, siendo estables la capacidad aritmética y  el vocabulario  que son los factores más relacionados con  la escolaridad, con un aumento intelectual más golobal y con menor dependencia  de la escolaridad.

Actualmente muchos test de velocidad de respuesta intelectual muestran superar en el límite de 200 milisegundos, antes de algo impensado. Es decir mejoramos la rapidez probablemente con relación a la estimulan procedural de la tecnología y a la necesidad multitask de lo cotidiano, algo a veces no tan positivo, pudiendo incrementar problemáticas  como trastornos de ansiedad.

Existen muchas ideas sobre qué significa el concepto de inteligencia. Se acepta actualmente es que es un término heterogéneo y que mezcla muchas funciones  o por lo menos diferentes criterios. Se coincide en que es un producto de la genética modificada por el medio ambiente, pero que una vez construido el castillo intelectual es muy difícil mejorarla mucho más.  Existen estudios que estimulan la cognición normal, pero que en general no muestran un aumento del coeficiente intelectual.

Resulta entonces muy difícil modificar el intelecto. Sin embargo, sí puede mejorase la performance cognitiva cuando se eleva la concepción de uno mismo, como estudió Carol Dweck de la Universidad de Stanford. Por ejemplo, cuando se mejora la autoimagen  e inversamente cuando se empeora la autoestima  se genera una situación  de peor el desempeño cognitivo. Muestran estos estudios que, una vez construido el intelecto, es más fácilmente modificable por la emoción que por la razón.

Tipos de inteligencia

Existen diferentes tipos de inteligencia, que representan funciones variadas. Pero contienen una coincidencia que las une, que es el llamado  “factor g”, que hace que los diferentes test de inteligencia puntúe similar cuando se evalúa una misma persona.Sin duda son funciones claves en la evolución de la inteligencia  la memoria, el pensamiento deductivo, las capacidades lingüísticas, y la capacidad visuoespacial.

Puede pensarse, entonces, que existen diferentes tipos de inteligencia relacionadas con funciones estáticas: el conocimiento o las destrezas adquiridas y otras dinámicas, como la flexibilidad (capacidad para cambiar de función) y la velocidad de funcionamiento.

El conjunto de estas variables constituye el pensamiento inteligente y la toma decisión final, su aplicación. Existen estructuras cerebrales más relacionadas con el funcionamiento inteligente; es así que el lóbulo prefrontal, que se desarrolla último en nuestra evolución, y al mismo tiempo termina tardíamente de mielinizarse (a los treinta años) es uno de los sectores más importantes. Está zona está relacionada con el pensamiento abstracto: la inhibición, la flexibilidad y la atención; funciones centrales que hacen al intelecto de las personas.

Genética, empatía y estado afectivo

Un concepto incorporado hace años por Daniel Goleman es el de la emoción aplicada a la inteligencia, concibiendo  el término de inteligencia emocional. Aunque discutido en algunos ámbitos, quedan pocas dudas que tanto la empatía como el estado afectivo  influyen en nuestra capacidad  intelectual.

Hay estudios no exentos de controversias que miden la inteligencia de poblaciones en donde se observa que la mitad tiene un coeficiente de inteligencia medio. Sólo el 2,5 por ciento tienen menos inteligencia e igual porcentaje los superdotados. También se observó diferencias de coeficiente de inteligencia en diferentes poblaciones. Esto fue muy objetado, dado que diferentes culturas priorizan diferentes procedimientos y no puede medirse con iguales test a diferentes culturas.

Puede también que el aumento de CI de la sociedad actual no sea coincidente con una diferencia sustancial con el pasado, sino que la exigencia de abstracción y la actividad visual colaboren para que la performance mejore fuertemente con las técnicas de medición actual.

Sea cual fuere la causa, debemos saber que la inteligencia es  consecuencia en parte por la genética, pero mucho más por la interacción con el medio ambiente, que implica los estímulos ambientales, la educación y por supuesto la alimentación de nuestros niños.

Se considera que el aumento nutricional, las familias más pequeñas, el estímulo tecnológico, la escolaridad materna, la educación universal y temprana son cuestiones claves para el aumento intelectual tan marcado. Todos factures relacionados y necesarios pero no imprescindibles; pues aun suspendiendo algunos, como sucedió en la segunda guerra mundial, la mejoría intelectual interanual siguió en crecimiento.

*Neurólogo cognitivo y doctor en Filosofía. Prof. Titular UBA

Más notas de

Ignacio Brusco

Corrupción y cerebro

Corrupción y cerebro

Neurociencia: cómo el poder modifica la conducta de las personas

Hay una predisposición de personalidades narcisistas y maquiavélicas o psicopáticas en las personas que acceden al poder

Cómo se desarrolla el pensamiento creativo en el cerebro

Cómo se desarrolla el pensamiento creativo en el cerebro

Neurociencia de la belleza

Neurociencia de la belleza

Neurociencia: por qué el ser humano es cada vez más inteligente

La inteligencia es  consecuencia en parte por la genética, pero mucho más por la interacción con el medio ambiente

Neurociencia de los instintos

Neurociencia de los instintos

Neurociencia del Lenguaje

Neurociencia del Lenguaje

Razón motivada y la falsa justificación de las guerras

Razón motivada y la falsa justificación de las guerras

Deporte y neurociencia: cómo se aplica a la alta competencia en fútbol y tenis

La tecnología informática y computacional impacta de lleno en el cerebro, pudiendo mejorar el rendimiento

Neurociencia y tecnología informática

Neurociencia y tecnología informática