Laura Miranda es una de las escritoras más reconocidas de la novela romántica y desde Mar del Plata, donde vive, dialogó con BAE Negocios. “Creo que el género me eligió a mí debido a que estoy convencida de que el amor nos define en todas y cada una de sus formas de expresión. Le doy el lugar más importante en mi vida y en el mundo. Me gusta el romance, me emociona la sensibilidad de las historias que tienen algo para comunicar, esas que provocan reflexión con escala en emociones, las que dejan huella en quien lee. Elegí escribir lo que me gusta leer”, dice la escritora y continúa: “Mis historias surgen de todo lo que me invita a sentir y pensar. Me gusta ver más allá, cuando miro. Observo todo el tiempo y en un momento determinado el tema me encuentra. Se instala en mí y comienzo a imaginar. A veces, eso ocurre, abruptamente, delante de un suceso que interpreto como una señal.

–¿Por qué le parece que es un género tan buscado?
–Porque definitivamente hay una gran necesidad de hallar respuestas en todo espacio que nos revalorice en el marco de una sociedad que cambia y nos conduce a empatizar para comprender. Creo que los libros son comunicadores y en ese contexto, son una posibilidad permanente de visibilizar cuestiones y poder transmitir diferentes enfoques sobre una misma situación a través de la ficción. Creo, además, que el género ya no se trata de entretener únicamente, sino de descubrir que cualquier persona, es o puede ser o ha sido, protagonista de una historia que por algún motivo es resignificada al momento de sumergirse en la historia.

–¿El amor es solo un tema de mujeres?
–¡No! El amor es un tema universal. Sin embargo, creo que las mujeres llevan su bandera con una entrega y un poder distinto. Asumen mayores riesgos y se rompen en el camino y vuelven a juntar sus piezas y se arman cada vez en favor de ese sentimiento que las atraviesa y en el que creen.

–Gina, de tu novela Volver a mi ¿está inspirada en alguien?
–En nadie en particular. En todas, incluída yo. No conozco una Gina Rivera de 45 años, pero sé de muchísimas mujeres que tienen todo para ser felices y no lo son. No importa si tienen 40 o 50, sino su situación, muchos años de matrimonio, mujeres que han priorizado a todo y a todos siempre, hijos que crecieron y hacen sus vidas, nuevos escenarios sobre cimientos de mucho tiempo. Entonces, el espejo devuelve planteos y una imagen distorsionada en la que no se reconocen. A mí me sucedió mientras escribía “Volver a mí”, el hecho de darme cuenta de dos cosas: casi no me reía y de pronto, una pérdida en poco tiempo de una amiga me conectó con la finitud de la vida. Me dije “Estoy viviendo mal. Me perdí.” Entonces, salí a buscarme con desesperación, volví a mí. Hoy no solo río mucho y disfruto sino que elijo vivir en el “ahora”porque eso es todo lo que tenemos. De ese modo, estoy convencida que amamos más y mejor y honramos la vida. Creo que las personas pierden mucha energía en planes y proyectos, mientras la vida transcurre, porque no se detienen a pensar que no somos dueños del tiempo. Entonces, ¿Tiene sentido quedarse en el pasado o resignar el presente en favor de un futuro que carece de toda certeza? Así, con una convicción y un interrogante me entrego a escribir. Esa fue mi inspiración.

–¿Todas podemos ser Gina en algún punto?
–Estoy segura que algo de Gina nos habita a todas por lo que antes decía, lo que en modo alguno implica que para encontrarse sea necesario viajar o cambiar la historia familiar. Alcanza con hacer algo, darse cuenta que ser feliz es una misión que tenemos, buscar la esencia y escucharnos. Decidir vivir en plenitud. Luego, la vida irá diciendo y en el momento justo el espejo nos devolverá la mujer que fuimos y la que queremos ser, juntas y decididas viviendo el hoy.

Después del abismo, es otra de sus novelas. ¿Es posible volver a a empezar?
–Siempre. Todo pasa. Mientras hay vida hay posibilidad de nuevos comienzos. Y como creo que nada es azar, siempre pienso que los cambios son para bien aunque en el momento uno no sea capaz de darse cuenta la razón.

–¿Cuando supo que quería ser escritora?
–Escribo desde chica. Sin embargo, mi presente supera mis mejores sueños. Soy abogada, nunca creí que dejaría de trabajar en el Estudio para entregarme a escribir, esa decisión no fue fácil. Dejar una profesión para abordar la creatividad sin certezas fue también una manera de enfrentar una estructura. Hoy trabajo como abogada en la Universidad Nacional de Mar del Plata en la Dirección de Asuntos Jurídicos pero he dejado la profesión independiente. No sé en que momento ocurrió, simplemente, es lo que hoy soy y me hace muy feliz.

–¿Es complicado escribir sobre situaciones y problemas contemporáneos?
–Es la vida misma. Investigo mucho sobre los conflictos que abordo, me informo, observo y siento. Estoy atenta a las señales en las que creo. Me pongo en la piel de cada personaje, soy cada uno y ninguno a la vez. No diría que es complicado, es fuerte como lo es el hecho de recibir después mensajes de lectoras que se han identificado. Eso me indica que estoy en el camino correcto.

–¿Qué le gustaría que los lectores encuentren en sus novelas?
–Me gusta que los lectores encuentren respuestas y a ellos mismos, entre líneas. Mis libros llevan palabras y pretendo que tengan el don del mensaje. Me vacío en cada uno. Doy lo mejor.

–¿El amor es cursi?
El amor es de todo un poco. Hay tantos modos de amor como personas en el mundo y por supuesto, sí, puede ser cursi. ¿Sabes una cosa? Me encanta eso, porque el amor cursi conlleva risa además de sentimiento, y es genial reír y escuchar esa risa.

Título: Volver a mí
Autora: Miranda, Laura G.
Editorial: Vera
Páginas: 536
Precio: $749

Más notas de

Maria Helena Ripetta

Raquel Garzón: "El Covid ha exacerbado el miedo a lo desconocido"

Raquel Garzón: "El Covid ha exacerbado el miedo a lo desconocido"

"La literatura juvenil es la única que crece en ventas"

"La literatura juvenil es la única que crece en ventas"

María Border: "El amor es un deseo universal pero cada uno lo vive de manera personal"

María Border, autora de "Amar se conjuga de a dos" editado por Plaza & James

Natalia Rozenblum: "Nuestra sociedad clausura a los adultos mayores"

Natalia Rozenblum: "Nuestra sociedad clausura a los adultos mayores"

Mariana Guarinoni: “Las novelas ofrecen la posibilidad de escapar por un rato”

Mariana Guarinoni: “Las novelas ofrecen la posibilidad de escapar por un rato”

Juan Rezzano: "Mi libro es una burla al yugo del rigor informativo"

Juan Rezzano: "Mi libro es una burla al yugo del rigor informativo"

“La poesía te da aire en medio del ahogo”

“La poesía te da aire en medio del ahogo”

“Todas mis novelas tienen una mirada social”

“Todas mis novelas tienen una mirada social”

“La lectura no es obligatoria, tiene que ser placer o nada”

“La lectura no es obligatoria, tiene que ser placer o nada”

Andrés Nazarala: "Los hoteles son lugares neutrales que te permiten reinventarte"

Andrés Nazarala: "Los hoteles son lugares neutrales que te permiten reinventarte"