Ya todos saben que Parasite hizo historia no solo por ser la primera película coreana con un Oscar a film extranjero, sino por llevarse también el principal, nunca entregado a un filme sin capital estadounidense o hablado en inglés (aunque una semi excepción al último punto es El último emperador).

Lo que pasó en la noche del pasado domingo en realidad fue otra cosa: el inicio de la batalla final entre el Hollywood tradicional y lo que viene. Porque el gran protagonista -por omisión- fue Netflix. Aunque tenía por lo menos cinco filmes con nominaciones (El irlandés, Historia de un matrimonio, Los dos papas, Klaus y el documental American Factory, producido por Barack Obama), solo obtuvo dos premios, dos "permitidos": el documental y el premio a Mejor actriz de reparto para Laura Dern por Historia...

El lobby de la exhibición en salas es poderoso, y los miembros de la Academia piensan en un "deber ser" al que la historia le está pasando por encima.

Hay otro dato importante: la película más recaudadora del año (y, en cierto sentido, de la historia), Avengers: Endgame, solo tuvo una nominación (Mejores efectos especiales) pero perdió ante la pomposa 1917. Eso es, también, la Academia rechazando el modelo del "tentpole", del mega tanque que sostiene el negocio.

Los discursos un poco huecos de Renée Zellweger y, sobre todo, de un sobreactuado Joaquín Phoenix, van en la misma dirección: el cine como materia didáctica, y una industria que, ante los cambios de consumo y de tecnología, no encuentra un norte. Los Oscar parecen consagrar un estado de cosas pasado.

Y el triunfo impresionante de Parasite (que además se llevó el premio de guión y el de dirección, es decir todos para Bong Joon-ho) es casi un golpe en el pecho de una industria que, hoy, se encuentra a la deriva.

Más notas de

Leonardo Desposito

Las mejores películas para disfrutar en casa

El espejo, genial film de Andrei Tarkovsky

Cómo reconvertir los negocios audiovisuales en este contexto de aislamiento social

Chapelwaite, serie de terror de Sony con premiere virtual

Un viaje virtual y artístico para recorrer la Ciudad Luz

La Torre Eiffel, el símbolo más reconocido de París

El humor negro y la amabilidad de Alexander Mackendrick

El humor negro y la amabilidad de Alexander Mackendrick

HBO retrasa estrenos de sus productos más fuertes debido a la pandemia del coronavirus

Mark Ruffallo (y Mark Ruffallo) en una escena de la postergada I Know This Much Is True

Descubriendo al Ed Wood del cine pornográfico

Descubriendo al Ed Wood del cine pornográfico

Los festivales de San Sebastián y de Zurich crean mercado de filmes "huérfanos" por la pandemia

El tradicional festival vasco apostará a incrementar su mercado

Cómo crece la actividad on demand durante la cuarentena

Netflix crece menos que los servicios con publicidad

El streaming crece en visionado pero no en suscriptores

HBO Now: mucho visionado, los mismos suscriptores

Disney rebaja todos los salarios de sus ejecutivos para hacer frente a la crisis por el coronavirus

Bob Iger renuncia a su salario de u$ 2,5 millones