En un bar porteño, la escritora Adriana Riva habla con BAE Negocios de su pasión por la literatura y de su primera novela La Sal. "Está basada en hechos reales, me costaría mucho empezar a escribir de algo que no conozco. Tomo cosas y persona reales y los reconfiguro en otra historia. En el momento que me siento a escribir y digo que es algo real empiezo a mentir, a inflarlo. Parte de lo lindo la literatura reinventar como uno quiere una historia", dice la autora. Y continúa: "Esta novela tiene muchas cosas de autobiográfico: el viaje existió con mi tía, mi hermana y mi mamá. Pero no es la relación con mi mamá la que se relata en la historia. Tomé aspectos, pero no es ella".

—¿Antes te dedicaste al periodismo?
—Hasta el 2014. Cuando muere mi papá, renuncié al diario donde hacía internacionales y me puse a escribir cuentos. Siempre leí mucho. Nunca había escrito porque sentía que no tenía nada qué contar, pero quería escribir. De pronto, por cosas que me estaban pasando a mí sentí que tenía para contar y empecé a escribir. Corté con el periodismo. Me pareció que me iba a quitar de eje, que me iba a encapsular a escribir de una manera se me mezclarían el tipo de escritura, el lenguaje, es muy distinto.

—¿Por qué empezaste a escribir cuentos?
—Se dio así, nunca había escrito por eso empecé por algo más breve. Cuando terminé los cuentos, empecé a escribir sin pensar en una novela, hasta que me di cuenta que daba para más de un cuento.

—Esta novela está dividida en tres bloques
—No escribí en ese orden, tiene mucha reescritura, y el final era otro. La trabajé en talleres. Soy alumna serial de talleres. A la semana que dejé el diario me anoté en uno.

—La maternidad está muy presente
—Parte de la novela es desconstruir, ninguna madre es perfecta, que cualquiera puede maternar aunque no haya tenido un hijo, y que todos hacemos agua en la maternidad. Sabía que mi mamá iba entender que lo que estaba haciendo era un personaje. El libro está escrito con amor, somos lo que somos, hacemos lo que podemos. No está escrito con mala leche.

—¿Es una forma de repensar la maternidad?
—Tiene cuatro personajes mujeres que son muy distintas, su manera de maternar es diferente, una no fue madre, y todas son muy reales. Existen estas cuatro y un millón más, están todas bien y están todas mal, son todas humanas. Desmitificar la idea la madre perfecta. Existen tantas madres como hijos. Esta madre no se lleva igual con sus dos hijas, y es la misma persona.

—¿Pensas el lector cuando escribís?
—No. Me siento bastante limitada, escribo lo que puedo no necesariamente lo que quiero. Este era un tema que conocía, personajes que podía usar. Espero que sea del agrado del lector, no es un diario íntimo, espero que lo lean. Espero que se reconozca en ciertas situaciones, en ciertos vínculos. Un poco lo que me pasa a mi cuando leo. Ante todo soy lectora, muy lectora, lo que me dan los libros es la idea de que estoy acompañada, de refugio y de posibilidades de habitar otras vidas, empatizar, viajar. Me gustaría que el lector encuentre eso.

—¿Tenés una rutina?
—No. Pero es un poco como ir al gimnasio cuanto más ejercitas más fácil salen. Escribir me parece que es una cosa díficil, no es que no sea placentero. Cuando está terminado estoy feliz aunque el proceso es tedioso.

—¿Por qué el título?
La sal es lo que le da gusto a la vida; la protagonista está como perdiéndose la sal de la vida; la sal como moneda de intercambio; las hermanas que van a la salinas.

—¿Te costó despegar de los personajes?
—Cuesta, y de la voz. En los talleres me dicen no escribas más La sal. Trabajo sobre mi mundo personal, pero tomo mucho de él y empiezo a jugar, cambio los nombres, el que es doctor lo hago arquitecto, los hago vivir en otro lugar. Mi entorno puede darse cuenta.

"Me encanta todo el mundo de la literatura. Quiero ser escritora, lectora, librera. Todo lo que sea vinculado con la literatura. Tengo pasión por los libros. La parte mas díficil es escribir. Estoy re contenta con la novela", dice Riva.

Título: La sal
Autora: Adriana Riva
Editorial: Odelia Editora
Páginas:136
Precio: $590

Más notas de

Maria Helena Ripetta

Micaela Fazzone: "A los chicos hay que educarlos emocionalmente desde pequeños"

Micaela Fazzone: "A los chicos hay que educarlos emocionalmente desde pequeños"

Raquel Garzón: "El Covid ha exacerbado el miedo a lo desconocido"

Raquel Garzón: "El Covid ha exacerbado el miedo a lo desconocido"

"La literatura juvenil es la única que crece en ventas"

"La literatura juvenil es la única que crece en ventas"

María Border: "El amor es un deseo universal pero cada uno lo vive de manera personal"

María Border, autora de "Amar se conjuga de a dos" editado por Plaza & James

Natalia Rozenblum: "Nuestra sociedad clausura a los adultos mayores"

Natalia Rozenblum: "Nuestra sociedad clausura a los adultos mayores"

Mariana Guarinoni: “Las novelas ofrecen la posibilidad de escapar por un rato”

Mariana Guarinoni: “Las novelas ofrecen la posibilidad de escapar por un rato”

Juan Rezzano: "Mi libro es una burla al yugo del rigor informativo"

Juan Rezzano: "Mi libro es una burla al yugo del rigor informativo"

“La poesía te da aire en medio del ahogo”

“La poesía te da aire en medio del ahogo”

“Todas mis novelas tienen una mirada social”

“Todas mis novelas tienen una mirada social”

“La lectura no es obligatoria, tiene que ser placer o nada”

“La lectura no es obligatoria, tiene que ser placer o nada”