El artista estadounidense Rocco Buttliere realizó una réplica del Vaticano, la sede central de la Iglesia Católica, con más de 67 mil piezas de Lego, un trabajo minucioso que le demandó semanas y que dio a conocer en sus redes sociales.

La impresionante réplica del hogar del Papa, de 1,70 por 1,30 metros, fue construida en 300 horas a lo largo de 70 días, aunque el diseño de la misma le demandó unos veinte días, según especificó este arquitecto oriundo de Chicago en su Instagram @rjbuttliere.

"En noviembre de 2019 viajé a Italia para visitar las ruinas de la Roma imperial. Luego me dirigí a la Basílica de San Pedro para ver la plaza de noche. Rápidamente supe que la ciudad del Vaticano sería mi próxima incursión en la arquitectura italiana", explicó el artista que ya realizó 50 modelos de lugares emblemáticos de todo el mundo, siempre con piezas de este popular juego de construcción.

Programas de computación, modelos 3D, imágenes de satélite y referencias históricas ayudaron a Buttliere a moldear su maqueta donde destaca la variada arquitectura de este enclave independiente dentro de Roma, así como sus columnas, jardines, esculturas, edificios y fuentes.

La impresionante cúpula de Basílica -eje central de esta réplica- está construida con colas de dinosaurio de Lego, confesó el minucioso creador.

Además, quiso evidenciar la ventana papal donde Francisco dirige el Angelus, que realizó con una pieza del juego rojo oscuro, diferente de las otras ventanas.

Buttliere es autor también de la impactante catedral de Notre Dame de Paris, que decidió replicar con piezas de Lego al día siguiente del devastador incendio ocurrido en 2018.

Reapertura de museos

Casualmente, los Museos Vaticanos, donde se encuentra la célebre Capilla Sixtina, reabrieron ayer sus puertas tras haber permanecido cerrados durante 88 días por la pandemia, el cierre más largo desde la Segunda Guerra Mundial.

Los visitantes deberán reservar sus entradas con antelación y se les asignará un horario de entrada.