No todo es gloria y felicidad en la vida de un futbolista célebre como Cristiano Ronaldo. A veces, distintas personas pueden acercarse por interés o incluso ser víctimas de robos, tal como le sucedió al actual delantero del Manchester United, que fue embaucado por 360.000 dólares, según infomó el medio Jornal de Noticias de Portugal.  La autora del delito fue capturada, enjuiciada y condenada

Ese diario reveló que CR7 fue estafado por una empleada de una agencia de viajes que tenía acceso a los números de sus tarjetas de crédito y sus respectivos códigos de seguridad. 

Durante un período de tres años, María Silvia, la trabajadora de turismo que estafó al futbolista, se valió de montos chicos en muchas operaciones para llegar a la suma de 288.000 euros (360 mil dólares) y así evitar que el rival de Lionel Messi registrara movimientos sospechosos en su resumen de cuenta. Sin embargo, quienes se percataron del hecho fueron otros empleados de la agencia de turismo.

De todos modos, Silva fue más allá y además de Ronaldo estafó a su representante, Jorge Mendes, y sus respectivas empresas (Gestifute y Polaris), y a los jugadores Nani y Manuel Fernandes. En total, las transacciones ilícitas ascienden a 350.000 mil euros (411.000 dólares).

Estafa a Cristiano Ronaldo 

La investigación policial arrojó que esta práctica se llevó a cabo entre febrero del 2007 y julio del 2010, y que reservó más de 200 viajes que Cristiano jamás efectuó a Portugal, otros países de Europa, África y Estados Unidos.

Según el Jornal de Noticias, Silva llevó a cabo el fraude al hacer que los clientes transfirieran dinero en efectivo por los viajes que organizó para ellos a su cuenta personal en lugar de a la cuenta comercial de la agencia de viajes para la que trabajaba.

Luego facturó esos viajes a las cuentas de las víctimas como Cristiano Ronaldo, quien le había dado una tarjeta de crédito virtual y un código pin, para llenar el vacío en las cuentas de su empresa.

Ese mismo medio indicó que la estafadora fue condenada a cuatro años de prisión en suspenso por un tribunal de Oporto, Portugal, y reveló que Cristiano, de 36 años, no tuvo que asistir a su juicio después de que ella hiciera una confesión completa.