El tenista consagrado Novak Djokovic admitió que cometió “errores humanos” en su declaración de ingreso a Australia, que provocó un escándalo al quedar detenido por por no estar vacunado contra el Covid-19. Mientras tanto, las autoridades evalúan si son pruebas suficientes para deportarlo. 

El número uno en el ranking mundial de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) apuntó a su equipo representante como el responsable de un “descuido” a la hora de completar el formulario. “Mi agente se disculpa por el fallo administrativo que cometió”, emitió. 

Al intentar ingresar al país para jugar el Abierto de Australia, Djokovic presentó un certificado médico que justificaba que no esté vacunado. Según indicaba, quedaba exento de inocularse ya que tuvo Covid-19 a mediados de diciembre. Sin embargo, luego quedó detenido en un centro para inmigrantes.

“Fue un error humano en ningún caso deliberado. Vivimos tiempos difíciles, en medio de una pandemia de alcance global, y estos errores pueden darse ocasionalmente”, agregó Djokovic a pesar de haberse mostrado en reiteradas veces con una postura anti vacunas frente a la pandemia del Covid-19.

Controversia 

Por otro lado, el tenista se vio más complicado aún luego de haberse confirmado, según BBC Sports, que brindó una entrevista al medio francés L’Equipe un día después de haberse enterado que dio positivo de coronavirus. En consecuencia al hecho, el deportista catalogó su accionar como un “error”.

“Me sentí obligado a acudir a la entrevista con L'Equipe para no decepcionar al periodista, pero mantuve distancia social y mascarilla todo el tiempo, excepto durante las fotografías. Al regresar a casa me aislé y reflexioné. Cometí un error de juicio y admito que tuve que posponer la cita”, admitió Novak Djokovic en su cuenta de Instagram. 

El tenista aseguró que se sometió el pasado 16 de diciembre a una prueba para detectar el virus de Covid-19, cuyo resultado conoció un día más tarde, después de acudir a un evento con niños y jóvenes, mientras que la entrevista fue el día 18.

“Era asintomático y me sentía bien y no recibí la notificación de mi test PCR positivo hasta después de estar con los jóvenes”, explicó el tenista en su momento.

Además, su postura antivacunas lo complica más frente al ojo público y el contexto mundial, siendo que en 2020 se posicionó en contra de la inmunización. "Personalmente, me opongo a la vacunación y no quisiera ser obligado a darme una vacuna para poder viajar. Tendré que tomar una decisión. Yo tengo mis propios pensamientos sobre la cuestión y, aunque esos pensamientos podrían llegar a cambiar, no lo sé", afirmó.

El 6 de enero se le revocó la VISA días después de llegar a Australia en medio de la controversia. El pasado lunes, sin embargo, un juez anuló la decisión y ordenó la liberación del jugador detenido.

Si Djokovic gana el Abierto de Australia, su Grand Slam número 21, se convertirá en el tenista masculino más exitoso de la historia, y por el momento está ubicado como primera cabeza de serie del certamen, primer Grand Slam del año, a jugarse en Melbourne a partir del lunes venidero.