Esta nueva edición de los Juegos Olímpicos se distingue de las anteriores no solamente por las restricciones sanitarias propias de la pandemia de Covid-19, entre ellas la falta de público, sino también porque el foco no está puesto exclusivamente en las competiciones: los “atletas influencers” son los principales amplificadores de Tokio 2020 en las redes sociales. 

A pesar que se espera una fuerte cobertura por parte de las cadenas de noticias tradicionales, la presencia de formas alternativas transmitir este tipo de eventos deportivos es cada vez mayor. Por ejemplo, NBC transmitirá 7.000 horas para Estados Unidos. En comparación, la aplicación Open Broadcaster Software (OBS), conocida por ser la opción predilecta para realizar streamings, generará 9.000 horas de contenido audiovisual, un 30% más que en Río 2016

De todas maneras, una característica distintiva de Tokio 2020 es que los encargados más importantes de amplificar y transmitir los Juegos Olímpicos son los propios deportistas. Con esto en mente, Instagram y Facebook generaron un espacio llamado Tokyo Athletes donde buscan asesor en “buenas prácticas” a los deportistas para su construcción de marca personal, estrategias para publicar contenidos y filtraciones de mensajes agresivos en sus redes. 

“Estamos ante los Juegos más sociales de la historia y en la era dorada de los atletas: son deportistas, pero también creadores de contenidos, embajadores de marcas e influencers”, había explicado Peter Hutton, máximo responsable de partnerships deportivos de Facebook, hace dos meses. 

Sin embargo, la popularidad de los atletas más jóvenes en las redes sociales no siempre obedece a los mismos factores. En algunos casos ocurre debido a sus actuaciones destacadas en sus disciplinas, como ocurre con los australianos Sam Fricker (buceo) y Tilly Kearns (waterpolo), ambos con fuerte presencia de TikTok

Por otra parte, en muchos casos son personas que se destacaron principalmente por mostrar una versión humorística de ellos mismos, como ocurre con la remera del equipo de Estados Unidos Kendall Chase y la jugadora de rugby Ilona Maher, las cuales exponen al público a deportes menos conocidos para la audiencia norteamericana. 

El caso de Delfina Pignatiello

En Argentina destaca la nadadora Delfina Pignatiello de 21 años. La joven atleta ilusiona gracias a sus grandes actuaciones en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018, donde ganó dos medallas de plata y en los Panamericanos de Lima, donde fue oro en sus tres pruebas.

Pero además, también ilusiona a los miles de seguidores que tiene en sus redes sociales: más de medio millón de followers en Instagram y varios miles en Twitch (la que más utiliza para transmitir), Twitter y YouTube, plataforma en la que inauguró una serie de capítulos bajo el hashtag #CaminoATokio.

En 2020 no se pudo entrenar en la pileta durante cuatro meses por las restricciones y alzó la voz públicamente para que los atletas clasificados pudieran retomar la actividad. Fue escuchada, volvió a nadar, vino el Sudamericano histórico y ahora los primeros Juegos Olímpicos de mayores.

En Tokio 2020, la nadadora de San Isidro participará de tres competencias: el domingo 25 a las 7 arrancará la jornada que tendrá las eliminatorias de los 400 libre, el lunes 26 será el turno de los 1.500 metros y el jueves 29, el arranque de los 800.