El Central'>Banco Central recortó ayer el piso de la tasa de política monetaria en 4,5 puntos porcentuales para julio, a 58% anual. De esta forma, la autoridad procuró mantener la tasa real lo suficientemente alta para que ahorristas e inversores elijan mantener sus depósitos en pesos en lugar de ir al dólar. También ratificó su decisión de no comprar dólares si la cotización perfora la banda inferior de la zona de referencia, que se mantendrá en $39,755 y $51,448 hasta fin de año, y que podrá realizar ventas para contener la divisa, dentro y fuera de esa banda.

Si el promedio de la tasa de Leliq a 7 días cae a su nuevo mínimo durante el mes, con una inflación esperada en torno al 2,5% mensual, la tasa real anualizada se ubicaría cerca del 32%, mientras que si se mantiene en una media en torno al 60%, la tasa real anual rondaría el 39 por ciento. Un fuerte incentivo para quedarse en moneda local.

Según el economista Federico Furiase, director de Eco Go, el BCRA volvió a mostrarse muy "hawkish", a favor de la estabilidad cambiaria. "El nuevo piso de tasa de Leliq para julio de 58%, por arriba de lo esperado por el mercado, deja un colchón de tasa real positiva versus la inflación esperada para los próximos meses (tasa nominal efectiva mensual de 4% contra inflación esperada en torno a 2,5% mensual)", afirmó.

En un comunicado difundido ayer por el Comité de Política Monetaria del Central, se justificó: "Esta reducción en la tasa mínima está en línea con la reducción en la tasa de inflación que se viene registrando en los últimos meses y que, de acuerdo al Relevamiento de Expectativas de Mercado, se espera continúe para julio".

La entidad que preside Guido Sandleris también decidió ayer reducir en 3 puntos porcentuales los encajes para los depósitos a plazo fijo, ante una mayor demanda estacional de dinero para aguinaldos y gastos por vacaciones de invierno. Este recorte en las exigencias para los bancos significará una inyección de liquidez de alrededor de $45.000 millones.

No obstante, el BCRA se comprometió a bajar la meta de base monetaria en igual cantidad durante el período agosto/octubre.

"Con el fin de no relajar la política monetaria, pasado este fenómeno estacional, la meta de la base monetaria será reducida entre agosto y octubre hasta compensar totalmente el efecto monetario. Es decir, en julio la meta de base monetaria se mantiene en $ 1.343,2 mil millones, y descenderá a partir de agosto hasta llegar a $ 1.298,2 mil millones en octubre", indicó el comunicado del COPOM.

El Central'>Banco Central confirmó que continuará manteniendo el "estricto control de agregados monetarios" para seguir "guiando el proceso de desinflación en los próximos meses".

"Como ya se mencionara, la tasa de inflación ha comenzado a descender en los meses de abril y mayo, y los indicadores de alta frecuencia muestran que esta tendencia se mantuvo durante junio. No obstante, la tasa de inflación todavía se ubica en niveles elevados", reconoció el BCRA.

Además destacó que "desde mayo, además, se ha verificado una significativa reducción en la volatilidad cambiaria".

Consultoras privadas estiman que la inflación de junio se ubicará en torno al 2,5%, con una tendencia a la baja si la estabilidad cambiaria se mantiene, en un contexto de menor impacto de las tarifas y un fuerte sesgo contractivo por parte del Central.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos