Después de las fuertes subas registradas por los activos argentinos en los últimos días, llegó el momento de tomar ganancias para los inversores y el Merval cayó hoy un 3,4 por ciento.

A pesar de la baja de este lunes, el principal índice de la Bolsa porteña acumula un alza del 13% en septiembre, cuando faltan tan sólo cuatro ruedas para cerrar el mes, impulsado por el avance en las negociaciones entre el Gobierno y el FMI de un nuevo acuerdo que permita ampliar y acelerar los desembolsos del crédito stand by concedido a la Argentina en junio pasado.

Los mayores retrocesos en la plaza local este lunes fueron para Central Puerto, cuyos papeles se desplomaron un 7,2%; Supervielle, que cayó 6,6%; y Cablevisión, que terminó un 6,2% abajo.

La toma de ganancias también se extendió a los ADRs argentinos que cotizan en Wall Street, que mostraron caídas de hasta el 8%, y a los títulos públicos, con retrocesos que llegaron a superar el 2% en los plazos más largos tanto en la Bolsa porteña como en el exterior.

“Se aceleró la toma de ganancias iniciada el viernes pasado, tanto para bonos, como para acciones. Esta vez el mercado sintió los efectos de un ajuste en los mercados de referencia”, señaló Eduardo Fernández, de Rava, quien agregó que el mercado también se vio afectado por las noticias que indican que la ayuda adicional del FMI a la Argentina, en el marco de nuevo acuerdo que se anunciará en breve, sería de u$s5.000 y no de u$s20.000 millones como se especulaba inicialmente.

El dato positivo de la caída de los activos argentinos hoy es que estuvo acompañada de una fuerte reducción en el volumen de negocios, lo que le quita dramatismo y permite pensar en una recuperación en el corto plazo.

Analistas creen que, a pesar de la toma de ganancias de hoy, el panorama para los activos argentinos sigue siendo positivo.

“El escenario externo (y algo que hizo en las últimas semanas) parece apoyar –y se entiende lo seguirá haciendo- a los emergentes en general. Los flujos hacia la región parecen volver a recuperarse, aunque no se podrá evitar cierta volatilidad”, señaló Matías Roig, Director de Portfolio Personal.

“El apetito por riesgo argentino vuelve así, al menos, a tenerse en cuenta. Otro buen punto es que la recuperación de los precios de los activos financieros desde los mínimos ha sido fuerte, y los argumentos de la misma nos permiten con un grado alto de probabilidad, pensar que lo peor ya pasó. Esto no implica que volver a los máximos será simple, directo e inmediato”, agregó.