Luego de cinco bajas al hilo, el dólar se tomó un respiro ayer. Empujado por la habitual demanda de cierre de mes y el cobro de aguinaldos, la divisa estadounidense rebotó 47 centavos, hasta un promedio de $43,95 en las pizarras de los bancos. En el mercado mayorista, en tanto, la cotización subió 35 centavos, a 42,73 pesos.

A pesar del alza de ayer, analistas pronostican un dólar planchado hasta las elecciones primarias del 11 de agosto, de la mano de las liquidaciones del agro y de los grandes fondos en busca de aprovechar las altas tasas en pesos que ofrece la Argentina.

"Tras la fuerte apreciación que venía registrando el peso, el dólar interrumpió dicha tónica ante una repentina mayor demanda por la proximidad de fin de mes. Aún así, la mayor oferta de divisas comerciales y financieras - que buscan aprovechar el ¿carry-trade¿ a través de las elevadas tasas en pesos - no debería alterar el mandato político de calma cambiaria hasta las PASO", señaló el economista Gustavo Ber.

Un informe publicado ayer por el banco de inversión Barclays afirma que las primarias serán "un punto de inflexión" que podría llevar a una estabilización del tipo de cambio, o todo lo contrario. El banco londinense destaca que los riesgos en el escenario político han disminuido y afirma que, de la mano de la calma cambiaria y una baja en la inflación mensual, la percepción pública de Macri y otros líderes de Cambiemos mejoró desde mayo.

En el piso
La tasa de referencia acumuló ayer su caída consecutiva número 21 y quedó a sólo un paso del piso de 62,5% establecido para junio por el Banco Central.

La autoridad monetaria colocó ayer un total de $225.124 millones en Leliq a 7 días (repartidos en dos licitaciones), a una tasa promedio ponderada de 62,60 por ciento.

El lunes, durante un encuentro con inversores organizado por Goldman Sachs en Nueva York, el vicepresidente del BCRA, Gustavo Cañonero, afirmó que "probablemente después de las elecciones van a mejorar mucho las condiciones financieras y el retorno a la normalidad", lo que permitiría suavizar las tasas más rápidamente a partir de entonces.

En breve el Comité de Política Monetaria del Central deberá reunirse para establecer un nuevo mínimo para la tasa de política monetaria para el mes de julio. Se descarta que la entidad que preside Guido Sandleris continuará manteniendo la prudencia ante una inflación que, si bien está dando signos de reducción, aún no se puede asegurar que la tendencia esté consolidada, especialmente por la posible volatilidad en el tipo de cambio que se podría desatar dependiendo del resultado de las PASO.

noticias relacionadas