Este martes, ocho acciones argentinas que cotizan en Wall Street bajo la forma de ADR ingresaron formalmente la índice de Mercados Emergentes elaborado por MSCI. Con una ponderación menor a la planteada originalmente, los analistas estiman que esos papeles podrían recibir un flujo potencial de hasta u$s1.000 millones. Sin embargo, por la crisis económica y la incertidumbre financiera y política, descartan que el cambio implique una lluvia de capitales para el país. Por lo pronto, las empresas nacionales sufrieron bajas de hasta 5,4% ayer en la Bolsa de Nueva York.

Grupo Galicia, YPF, Banco Macro, Globant, Pampa Energía, Transportadora de Gas del Sur, Banco Francés y Telecom Argentina son los ocho ADR que pasaron a integrar la categoría de Emergentes. Entre todas, estas acciones tienen una capitalización de u$s14.711 millones.

Existen otras seis que serán monitoreadas de acá al 8 de agosto para ver si ingresan o no al mismo cuadro. Se trata de Arcos Dorados, Central Puerto, Despegar, Edenor y Loma Negra, que de momento cotizarán en el cuadro de Baja Capitalización. Hasta ese día, sólo podrán ser consideradas las compañías que cotizan en el exterior. Luego de la revisión se sabrá si son incluidas las que operan en la Bolsa porteña.

Más que un reconocimiento a la marcha de la economía nacional, el paso significa un premio a la apertura del país y la liberalización de la circulación de capitales especulativos, tal como planteara en junio pasado MSCI, el principal proveedor mundial de índices financieros, cuando comenzó el proceso ascenso de categoría.

El 13 de mayo la firma con sede en la Gran Manzana confirmó la reclasificación de esos papeles y les asignó una ponderación dentro del índice del 0,26%, por debajo del 0,55% previsto originalmente. Los fondos de inversión que participan en mercados emergentes mueven alrededor de u$s560.000 millones, lo que significa que las firmas argentinas podrían recibir hasta casi u$s1.000 millones. Globant, YPF y Galicia concentran más de la mitad del potencial de flujos.

Algunos inversores se adelantaron a la incorporación oficial y se volcaron a los ADR con la especulación de que el paso a Emergentes podría incrementar su valor a partir de un incremento de la demanda. Por caso, la cotización de los papeles reclasificados subió alrededor de 9% en promedio desde la confirmación.

Sin embargo, la recesión que aún no encuentra su piso y el riesgo país por encima de los 900 puntos que muestra un horizonte de reestructuración de la deuda durante el próximo mandato, cuando vencerán unos u$s150.000 millones, no dan lugar para la euforia en el mercado.

Ayer, los ADR vivieron una mala jornada con un claro predominio del color rojo en las pantallas. Las principales caídas fueron para Banco Francés (5,4%), Loma Negra (4,8%), Edenor (3,3%) y Galicia (3,2%). El impacto también se sintió en la plaza local, donde el índice S&P Merval bajó 2,3%.

“A partir de ahora somos elegibles para los fondos que sólo pueden tener papeles de emergentes, lo que no quiere decir que ya se vuelquen todos a ingresar. Dependerá de las condiciones económicas del país y no estamos en el mejor momento para eso. En otro contexto podría haber una afluencia de dólares mayor; hoy, no veo hoy a nadie haciendo cola para comprar Argentina”, señaló el analista financiero Christian Buteler en diálogo con este diario.

En el mercado, existen otros factores que llevarían a descartar una mejora en las acciones nacionales. Por un lado, algunos creen que el “efecto MSCI” ya se adelantó durante las últimas semanas. Para el economista Gustavo Ber “ya se estuvo descontando anticipadamente dicho efecto, de ahí la importante recuperación reciente de los ADR”, que venían muy castigados desde principios de año.

Sumado a eso, algunos consultores advierten que los grandes fondos extranjeros en realidad están “muy comprados” en Argentina, es decir, que tienen en sus carteras una porción mayor a la recomendada de activos del país. Según datos de Copley, esa porción sería del 0,59%, más del doble del 0,26% de ponderación asignado por MSCI dentro del índice de Emergentes.

En esa línea, hay quienes aseguran que los fondos de inversión que, por sus estatutos, sólo pueden comprar papeles de emergentes y desarrollados apelaron a fondos satélites para aprovechar los precios de remate a los que cotizaban las acciones argentinas. Por eso, creen que las operaciones de estos primeros días son en realidad un “pasamanos” entre estas unidades de negocios. Un operador que pidió off the record le dijo a BAE Negocios: “Las compras ya estaban hechas pero se guardaron en otro lado. Los que esperan un importante ingreso de capitales están pifiando sus cálculos”.