La Moratoria 2020 generó “unos 1,2 millones de planes de pago que permitieron regularizar 533.000 millones de pesos en deuda impositiva, previsional y aduanera vencida”, informaron fuentes de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip).

Además, el organismo que dirige Mercedes Marcó del Pont remarcó que se trató de una posibilidad a la que “todos los contribuyentes adhirieron en idénticos términos” sin que existan “planes especiales”, ante las críticas que se originaron por la adhesión de Oil Combustibles por el impuesto a los combustibles líquidos. 

La Moratoria 2020 fue uno de los instrumentos diseñados por el Gobierno nacional para ofrecer alivio a las familias, comercios, profesionales, pymes, grandes empresas, monotributistas y entidades sin fines de lucro.

La irrupción de la pandemia de Covid-19 junto con las distintas medidas tomadas para cuidar a todos los argentinos se sumaron a las dificultades económicas que arrastraba la economía y alteraron la situación de todo el entramado productivo.

Ante ese escenario extraordinario, en agosto del año pasado el Congreso aprobó la ampliación del alcance de la moratoria establecida por la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva para incluir aquellos contribuyentes -personas humanas y personas jurídicas- que originalmente no habían sido contemplados.

De acuerdo a la información provista por Afip, la Moratoria 2020 generó unos 1,2 millones de planes de pago que permitieron regularizar 533.000 millones de pesos en deuda impositiva, previsional y aduanera vencida.

Moratoria Afip: no hubo "pagos especiales"

Ante las declaraciones realizadas por distintos legisladores opositores sobre el accionar de la Afip con relación a la adhesión de Oil Combustibles, hecho que fue informado por la misma empresa, desde el organismo precisaron que “la firma regularizó sus obligaciones tributarias en el marco de la moratoria prevista por ley en las mismas condiciones que fueron utilizadas para generar los 1,2 millones de planes de pago".

En ese sentido, enfatizaron que “todos los contribuyentes adhirieron en idénticos términos, no existen planes especiales ni beneficios extraordinarios”.

“La moratoria no sólo le permite al Estado cobrar una deuda impaga sino que garantiza la continuidad de las empresas y la preservación de los puestos de trabajo”, indicaron las fuentes del organismo.

Desde la AFIP remarcaron que “son falsas las declaraciones realizadas por distintos legisladores opositores sobre la excepcionalidad de esta moratoria con relación a la posibilidad de regularizar deudas por el impuesto a los combustibles líquidos”.

Recordaron –además- que todas las moratorias aprobadas por el Congreso entre 2001 y 2020 admitieron la regularización del impuesto a los combustibles líquidos, salvo en el plan de facilidades de pago ofrecido en 2016.

Asimismo, desde la Afip desarticularon otra de las afirmaciones reiteradas en los últimos días por diputados y medios de comunicación sobre la inclusión de empresas quebradas: “La adhesión de empresas quebradas es una característica repetida en todas las moratorias aprobadas por el Congreso a lo largo de las últimas dos décadas".

"Incluso en la moratoria del año 2008, se permitió el acogimiento para quebrados sin continuidad en la explotación”, aseguraron.