A días de que el Gobierno presente la enmienda final a la oferta de canje de USD66.200 millones de deuda externa, el representante argentino en el directorio del Fondo Monetario Internacional, Sergio Chodos, dijo que es "cautamente optimista" sobre el resultado de la negociación.

"El gobierno está por presentar la oferta final. A partir de eso abrirá un periodo de suscripción y se verá", aseguró esta mañana en diálogo con Futurock. Como contó BAE Negocios, el ministro de Economía, Martín Guzmán, presentará entre el jueves y el viernes la versión definitiva de la propuesta con una enmienda en la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés) y un decreto presidencial en el Boletín Oficial.

Entonces, se abrirá un nuevo lapso de diez días para que los acreedores acepten la oferta. Para Chodos, "todo se definirá al final". "Puede pasar que alguno de los bonistas que terminen aceptando a último momento, ahora estén diciendo que la oferta no les resulta suficiente", afirmó y recordó que en 2005 la propuesta de canje "estuvo abierta desde enero a abril y muchos acreedores entraron a último momento".

Al respecto, el exsecretario de Finanzas se despachó con una serie de alegorías: "El período de suscripción se parece a una campaña electoral y el último día, es el de votación", a lo que agregó que "la renegociación es una danza larga, no se resuelve con un apretón de manos, es más complejo". "Soy cautamente optimista", confió.

Bajo el paraguas del FMI, Guzmán elevará esta semana su oferta a cerca de USD50 de valor presente neto (descontados a una tasa del 10%) por cada lámina de USD100. La última versión del ofrecimiento, que no fue oficializada en la SEC aunque sí llegó a manos de los bonistas, se ubicaba en torno a los USD47.

La semana pasada el organismo que dirige Kristalina Georgieva dijo que aquella versión era consistente con su marco de sostenibilidad de la deuda y planteó como tope los USD50.

"La postura del FMI es importante, porque da un marco referencial que refleja los límites de las restricciones respecto a la visión del Fondo", consideró Chodos. Además, señaló que es importante cumplir con el marco de sustentabilidad porque en caso de no hacerlo se pone en riesgo la posibilidad de reestructurar el programa stand by con el organismo firmado por Mauricio Macri.

El país le debe a la entidad USD44.000 millones que debería devolver entre 2021 y 2023. "Un nuevo programa con el FMI es indispensable porque la Argentina no puede enfrentar el que tiene", enfatizó el funcionario.

La renegociación del stand by tomará cuerpo una vez resuelta la reestructuración de la deuda con acreedores privados. Con todo, Guzmán mencionó en varias oportunidad que buscará un plazo de gracia con el FMI de unos cuatro años.